¿Para qué sirven los pinchos del pene de los gatos?

El pene de un gato tiene unas espículas dirigidas hacia atrás. Estas estructuras cumplen con varias funciones relacionadas con la reproducción.

 

Una de las muchas peculiaridades de los gatos, que más llama la atención es su lengua, cubierta de unas diminutas espinas, denominadas espículas, dirigidas hacia atrás, que causan esa sensación áspera y rasposa cuando lamen a alguien.

Pero no es el único órgano espinoso de los gatos.

Más raro aún resulta su pene. No solo tiene el mismo tipo de espículas, también dirigidas hacia atrás, además, el miembro está soportado por un hueso llamado báculo.

Hay que decir que los felinos no son los únicos mamíferos con espículas en el pene; también se encuentran en muchos otros mamíferos, como hienas, roedores y la mayoría de los primates, incluidos los chimpancés. Los ancestros del ser humano también las tenían, pero las perdieron.

Pero regresemos a los felinos. 

La anatomía del pene de un gato

La anatomía genital externa del gato es bastante extraña. De entrada, su pene no se localiza extendido por el vientre y apuntando hacia delante, como en otros mamíferos –los perros, los caballos, los toros…–. Al contrario, en los gatos, el pene se encuentra completamente oculto dentro del prepucio, que es pequeño y se localiza inmediatamente bajo los testículos, y se orienta hacia atrás.

Cuando se produce la erección entra en juego el báculo, este hueso, largo y fino, rodeado de una potente musculatura, que reorienta el pene para colocarlo hacia delante. El glande, de aspecto cónico y punta redondeada, emerge del prepucio, y ahí es donde se exhiben esas características espículas compuestas de queratina, del mismo componente de las uñas y el pelo de cualquier mamífero, humanos incluidos, y el mismo que compone las espículas de la lengua de los felinos. Dependiendo del ejemplar, puede tener entre 50 y 200 espículas.

Pene de un gato
Pene de un gato

La presencia de espículas depende de las hormonas. Cuando un macho es castrado antes de la madurez sexual, no llega a desarrollar las espículas. Cuando la cirugía se practica en machos adultos, las espículas desaparecen gradualmente, y al mismo ritmo que disminuye el comportamiento sexual. Pero si a un macho castrado se le aplica testosterona mantiene espinas, más cantidad cuanta más testosterona recibe.

Las espículas durante la cópula

En la época de celo, la hembra de gato suele ser sexualmente muy activa, y una de las funciones de las espículas es la retirada de los restos de semen que puedan quedar en la vagina, producto de encuentros sexuales previos.

Como las espinas están orientadas hacia atrás, la penetración sucede sin obstáculos, pero la retirada resulta más complicada. Al realizar los movimientos propios de la cópula, las espículas se deslizan hacia dentro y raspan hacia fuera, arrastrando al exterior cualquier resto de fluido ajeno de una cópula previa.

Por otro lado, las espículas están asentadas sobre corpúsculos táctiles, y, por lo tanto, su estimulación genera en el macho una descarga de placer extra durante el coito que le permite eyacular rápidamente. Esta es una ventaja para las especies polígamas, pues disponen de más tiempo para copular con otros individuos. Además, permite al gato conocer la orientación correcta solo mediante el tacto.

Otra ventaja evolutiva que se ha encontrado es evitar la retirada prematura. Hasta que el macho no eyacula, el pene no se relaja y las espículas no se repliegan, por lo que, hasta que no llegue ese momento, macho y hembra permanecen enganchados y no pueden separarse.

Gatos copulando
Gatos copulando

Los característicos sonidos que la gata expresa durante la cópula podrían hacer pensar que expresan dolor. Sin embargo, las primeras investigaciones que buscaron una forma de inseminación artificial en gatas realizaron experimentos con sondas lisas y, cuando la sonda alcanzaba los 20 milímetros de profundidad, la gata profería el mismo tipo de sonidos.

La conformación de la vagina de la gata tiene dos partes, una exterior, amplia, y una más interior, mucho más estrecha. Es la distensión de esta segunda parte de la vagina la que induce a la gata a emitir esas vocalizaciones que escuchamos durante la cópula, y no las espículas. Si el raspado de las espículas es o no doloroso para la hembra, aunque está generalmente aceptado, no lo sabemos con seguridad.

La verdadera función de las espículas

Aunque no sabemos si ese estímulo es doloroso, sí que sabemos que cumple una función esencial en la reproducción.

Se ha comprobado que el raspado de las paredes de la vagina genera en la hembra una descarga de hormona luteinizante (HL) por la glándula pituitaria. Esta hormona, común en todos los mamíferos, controla la maduración de los folículos, induce la ovulación y, finalmente, la producción de progesterona, que es la hormona que promueve la gestación.

Además, se sabe que una sola cópula no suele ser suficiente. En esa situación, apenas una de cada cinco hembras llega a ovular, mientras que con tres cópulas en un solo día ovulan cuatro de cada cinco.

REFERENCIAS:

Aronson, L. R. et al. 1967. Penile spines of the domestic cat: Their endocrine-behavior relations. The Anatomical Record, 157(1), 71-78. DOI: 10.1002/ar.1091570111

Cooper, K. K. 1972. Cutaneous mechanoreceptors of the glans penis of the cat. Physiology & Behavior, 8(5), 793-796. DOI: 10.1016/0031-9384(72)90285-5

Watson, P. F. et al. 1993. Vaginal anatomy of the domestic cat (Felis catus) in relation to copulation and artificial insemination. Journal of Reproduction and Fertility. Supplement, 47, 355-359.

Wildt, D. E. et al. 1980. Effect of Copulatory Stimuli on Incidence of Ovulation and on Serum Luteinizing Hormone in the Cat*. Endocrinology, 107(4), 1212-1217. DOI: 10.1210/endo-107-4-1212

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo