11.000 científicos declaran que estamos ante una emergencia climática

Advierten que, de seguir así, nos encaminamos a un “sufrimiento incalculable” y proponen medidas drásticas para frenar el cambio climático.

iStock

11.000 científicos procedentes de 153 países han publicado recientemente un artículo en la revista BioScience en el que advierten de que si no se efectúan cambios profundos para frenar el cambio climático, se producirá un “sufrimiento incalculable”, tanto para el ser humano como para el esto de especies que conviven con nosotros en el planeta Tierra.

"Los científicos tienen la obligación moral de advertir claramente a la humanidad de cualquier amenaza catastrófica y de decir las cosas como son". "La crisis climática se está acelerando más rápido que lo que preveía la gran mayoría de los científicos", puede leerse en el artículo. Estamos ante una emergencia climática a la que debemos hacer frente, al menos por nuestro bien.

Los expertos también señalan que el cambio climático no debe medirse atendiendo únicamente a la temperatura de la superficie global pues nos estamos quedando cortos a la hora de cuantificar la amplitud de las actividades humanas y los efectos nocivos derivados de estas. Proponen prestar atención también al incremento en el número de vuelos, los subsidios a los combustibles fósiles, la destrucción de bosques y las pérdidas económicas que se producen por fenómenos climáticos extremos.

Además, relacionan la crisis del clima con un consumo excesivo y un estilo de vida derrochador propio de los países más ricos, principales responsables de las emisiones históricas de gases de efecto invernadero (GEI) y generalmente lo que registran mayores emisiones per cápita.

Si queremos un futuro sostenible, tendremos que cambiar la forma en que vivimos y en este sentido, los expertos recomiendan una serie de medidas drásticas englobadas en seis categorías.

Medidas para frenar el cambio climático

1. Energía. Las propuestas se encaminan a acabar con los combustibles fósiles: poner fin a los subsidios a las compañías productoras o refinadoras, reemplazar este tipo de combustibles por energías renovables bajas en carbono, subir su precio para disminuir su uso, poner en marcha prácticas masivas de eficiencia energética…

2. Contaminantes. Se hace necesario reducir rápidamente y si es posible eliminar las emisiones de metano, hidrofluorocarbonos y hollín. Con limitar su emisión podríamos reducir la tendencia al calentamiento a corto plazo en un 50% en pocas décadas.

3. Naturaleza. Los científicos señalan como necesario proteger y restaurar los ecosistemas, frenar la destrucción del bosque y reforestar. Estas medidas ayudarán a captar el CO2 de la atmósfera.

4. Alimentación. Se necesita un cambio urgente en la forma en que comemos pues estamos consumiendo demasiados alimentos de origen animal. Los expertos recomiendan consumir más alimentos de origen vegetal y menos de origen animal. Con esto lo que se busca es reducir las emisiones de metano y otros gases de efecto invernadero que provoca la producción de alimentos de origen animal así como liberar tierras que ahora se cultivan para dar de comer a los animales que luego nos comemos y emplearlas en el cultivo de alimentos que nos podamos comer los humanos. También nos recuerdan que debemos reducir el desperdicio alimentario y apuntan a que un tercio de todos los alimentos que se producen acaban en el cubo de la basura.

5. Economía. Los expertos aconsejan acabar con la dependencia económica de los combustibles fósiles así como cambiar el enfoque económico que busca solamente el crecimiento y usa solo el PIB (Producto Interior Bruto) como indicador de riqueza.

6. Población. Cada día nacen en el mundo 200.000 personas. Los científicos recomiendan estabilizar la población con medidas tales como alargar el tiempo de educación de las niñas, pues varios estudios han demostrado que haciendo esto se reduce la natalidad.

Anteriores llamadas de atención sobre el cambio climático

El problema del cambio climático no es nuevo y es que desde hace ya cuarenta años se viene alertando sobre este asunto desde las distintas cumbres climáticas y asambleas mundiales: Primera Conferencia Mundial sobre el Clima de 1979, Cumbre de Río de 1992, el Protocolo de Kyoto de 1997 y el Acuerdo de París de 2015. Sin embargo, las alertas no han derivado en una reducción de las emisiones de CO2 sino en todo lo contrario: las emisiones siguen subiendo y la temperatura aumentando.

Como puntos positivos, los expertos hacen referencia a la reducción en el coste de la energía renovable y en la tasa de fertilidad.

Lo que está claro es que se imponen medidas drásticas para no ir directos al desastre.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable.

Continúa leyendo