Nuevo récord de dióxido de carbono en la atmósfera (a pesar de la pandemia)

Es probable que haya ahora más dióxido de carbono en el aire que en cualquier momento de los últimos 3 millones de años.

dioxido-carbono
iStock

Los datos más recientes de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA) han mostrado un brusco aumento en los niveles globales de dióxido de carbono (CO2). Durante el mes de abril de 2020, la concentración promedio de CO2 en la atmósfera fue de 416,21 partes por millón (ppm), la más alta desde que comenzaron las mediciones en 1958.

En mayo, el Observatorio Mauna Loa en Hawái registró un pico estacional en el dióxido de carbono atmosférico (CO2) de 417,1 partes por millón (ppm), la lectura mensual más alta de CO2 atmosférico jamás registrada, 2,4ppm más que el pico de 2019 y a pesar de la COVID-19.

La recesión económica de la pandemia de coronavirus puede haber provocado una caída repentina en las emisiones globales de gases de efecto invernadero, pero su presencia real en el aire, no hace más que subir alcanzando este triste récord. Aunque los niveles de CO2 exhiben un ciclo estacional, la tendencia general al alza es clara.

El crecimiento anual del nivel de CO2 promedió 0,8 ppm en la década de 1960, 1,6 ppm en la década de 1980 y 2,0 ppm en la década de 2000. Durante la última década, la media anual se ha incrementado de 2,4 ppm. Las causas, sin discusión, son las emisiones producidas por el hombre de la producción de energía, el transporte y la industria.

"El progreso en la reducción de emisiones no es visible en el registro de CO2", afirma Pieter Tans, científico senior del Laboratorio de Monitoreo Global de NOAA, en un comunicado. "Continuamos comprometiendo a nuestro planeta, durante siglos o más, con más calentamiento global, aumento del nivel del mar y eventos climáticos extremos cada año".

Y los intentos globales para frenar las emisiones hasta ahora han sido bastante limitados.

 


A pesar de la pandemia de coronavirus

Debido a que la pandemia mundial de COVID-19 causó una reducción económica global en todos los sectores, las emisiones diarias en la mayoría de los sectores humanos fueron mucho más pequeñas en 2020. Esto no se refleja actualmente en la medición del Observatorio de Mauna Loa y puede que no marque ninguna diferencia globalmente. Si bien la reducción fue dramática en marzo, abril y mayo, no es una tendencia a largo plazo, y con la flexibilización de las medidas de bloqueo en los intentos de reiniciar las economías de todo el mundo, es poco probable que se lleve a cabo.

"La gente puede sorprenderse al escuchar que la respuesta al brote de coronavirus ha hecho más bien poco para influir en los niveles de CO2", dijo el geoquímico Ralph Keeling, que dirige el programa de Oceanografía Scripps en Mauna Loa. “Pero la acumulación de CO2 es un poco como la basura en un vertedero. A medida que seguimos emitiendo, se sigue acumulando. La crisis ha ralentizado las emisiones, pero no lo suficiente como para representar un cambio perceptible. Lo que importará mucho más es la trayectoria que tomamos al salir de esta situación ".

Recordemos que las moléculas de CO2, un agente de calentamiento global, pueden permanecer en la atmósfera hasta 1.000 años y, debido a que los niveles atmosféricos de CO2 son acumulativos, continuarán aumentando hasta que las emisiones netas se reduzcan a cero.

Los científicos advierten que, si seguimos por este camino, alcanzaremos 450 ppm para mediados de siglo.

 

Fuente: NOAA

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo