Guillermo Palomero, presidente de la Fundación Oso Pardo: 'No puedes hacer conservación sin ciencia'

El oso pardo fue declarado especie en peligro de extinción en 1973. ¿Cuál es su situación actual? ¿Cuántos individuos hay? Hemos hablado con la veterana ONG dedicada al estudio y conservación de esta especie.

 

El oso pardo cantábrico (Ursus arctos arctos) es todo un símbolo de Asturias. Este plantígrado, al igual que ocurrió con otras especies en España, como el lince ibérico o el gato montés, estuvo a punto de desparecer a finales del siglo XX debido, fundamentalmente a la caza ilegal.

Afortunadamente, gracias al trabajo de organizaciones como Fundación Oso Pardo (FOP), The European Nature Trust (TENT) e iniciativas de turismo de naturaleza respetuoso y sostenible como Wild Spain Travel, el escenario presente y futuro para el oso pardo, es optimista.

 


Éxito en las actuaciones de protección

Este grandioso animal tuvo un crecimiento tímido durante los años 2000, pero mucho más notorio en los últimos años. Prueba de ello es la cifra de entre 350-400 ejemplares que baraja la fundación, entre la población oriental y occidental de osos pardos.

Si bien el furtivismo y la caza han representado las mayores de las preocupaciones desde que el oso comenzó a mermar en número, la lucha contra ambas prácticas por parte de los conservacionistas y la apuesta por la educación ambiental (y con ello, a un cambio de mentalidad en la población), han conducido a un control efectivo y, también, a una situación mucho más estable y segura para la supervivencia y desarrollo de los osos, explican desde la fundación.

oso-pardo
FUNDACIÓN OSO PARDO

Ciencia y conservación

El Principado de Asturias autorizó a mediados de julio de 2021 el Programa de Marcaje del Oso Pardo en Asturias para el periodo 2021-2023 con la intención de evitar situaciones de riesgo para la población, dado que se han dado algunas quejas de ataques a ganado -aunque muy pocas-, por parte de osos buscando comida. El radiomarcaje se ha iniciado con tres osos de la parte leonesa y asturiana que son merecedores de un seguimiento más exhaustivo en aras de evitar conflictos. Estos radiomarcajes utilizan tecnología vía satélite para geolocalizar a los osos seleccionados mientras se recaba información valiosa sobre su comportamiento.

 


¿Qué consecuencias tendrá el cambio climático para los osos?


Es imposible no hablar de una especie tan simbólica como esta y no preguntarse como afectará o está afectando un planeta en constante calentamiento. Guillermo Palomero cuenta a MUY que, por el momento, no les consta que les haya afectado y que todos los estudios apuntan a que el oso se adaptará sin problema pero con ciertos cambios drásticos. “No puedes hacer conservación sin ciencia”, aduce Palomero.


“Cuando aumenten las temperaturas, los osos van a hibernar menos a causa del cambio climático”, dice el presidente de la Fundación Oso Pardo. Si bien parece que conseguirán adaptarse a un mundo cada vez más caliente, el oso pardo sí verá cómo su entorno se verá afectado y, con ello, su alimentación (adoran cualquier fruto con azúcares, como las cerezas, las manzanas o los arándanos).


Es precisamente el motivo por el que la Fundación Oso Pardo ha puesto en marcha otro de sus programas LIFE gracias a la financiación de la Unión Europea y contando con la colaboración del CSIC. Se trata del proyecto “Osos con futuro”, que promoverá las fuentes de alimentación de esta especie, ya que los robles y las hayas sufrirán mucho el aumento de las temperaturas. De 2020 a 2025, se centrarán en apostar por los bosques de castaños, mucho más resilientes, y poder asegurar así su alimento, aun con estas condiciones de emergencia climática.

También te puede interesar:
Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo