Miles de tortugas en peligro de extinción se salvan gracias a la cuarentena

Una de las consecuencias inesperadas de las medidas de confinamiento adoptadas debido a la COVID-19 es la ausencia de turistas en las playas.

tortugas
Ayuntamiento de Paulista (Brasil)

Debido a las medidas tomadas para frenar la expansión de la pandemia originada por el nuevo coronavirus, durante estas semanas las playas de todo el mundo se encuentran insólitamente vacías. O, más bien, vacías de presencia humana, porque en ellas la vida continúa y, de forma colateral, muchas especies de animales y plantas se han visto beneficiadas por la ausencia del hombre.

Hace pocos días, el ayuntamiento de Paulista, en Brasil, anunciaba que el pasado 22 de marzo habían nacido 97 tortugas carey (Eretmochelys imbricata) en una de sus playas. La tortuga carey es una especie catalogada por la Unión Internacional de la Naturaleza como “en peligro crítico de extinción”. Algunas de sus mayores amenazas son las prácticas pesqueras poco sostenibles y la caza ilegal para comerciar con su caparazón, que se usa para fabricar objetos de artesanía.

Las tortugas son animales muy sensibles a la presencia humana, y la mayoría necesitan para nidificar playas tranquilas y bien conservadas, algo cada vez más complicado de encontrar en nuestro planeta. Según WWF, solo una de cada mil tortugas que salen del huevo llega a la edad adulta.

tortuga carey
Ayuntamiento de Paulista (Brasil)

Las tortugas reconquistan sus espacios

Otra de estas imágenes insólitas proviene de la costa este de la India, donde estos días se han avistado miles de tortugas oliváceas (Lepidochelys olivácea) que consiguieron llegar a las playas para anidar y poner sus huevos de un modo mucho más seguro que el habitual. En condiciones normales, las actividades de pesca y turismo, así como el robo de los huevos, dificultan enormemente la reproducción de estos animales.

El nacimiento de miles de tortugas en la playa es un acontecimiento único y enormemente atractivo que congrega a multitud de turistas en las costas de todo el mundo y que supone una molestia para los animales. Esta primavera, las medidas de aislamiento y cuarentena adoptadas en casi todos los países van a dar un respiro a estas especies cuya supervivencia está gravemente amenazada.

Continúa leyendo