Los primates que comen fruta tienen cerebros más grandes

Una investigación sostiene que la dieta es la clave para que estos animales desarrollen una gran masa encefálica.

Alex DeCasien, estudiante de doctorado en la Universidad de Nueva York y autora principal de la investigación, recopiló datos de las dietas y vidas sociales de más de 140 especies de primates del mundo para averiguar qué factores podían asociarse con el volumen de sus cerebros. Para su sorpresa, el único elemento que funcionaba para predecir qué especies iban a tener mayores masas encefálicas no tenía nada que ver con el tamaño de los grupos y su complejidad, ni con su comportamiento sexual.

La clave estaba en la dieta, en concreto en si en ella predominaban o no las frutas.

Frugívoros con más neuronas

Los científicos descubrieron que los primates que ingieren sobre todo frutas tienen un 25 % más de cerebro que los que basan sus dietas en plantas, hojas y raíces. Sin embargo, la razón por la que esto sucede aún no está clara. DeCasien y sus colegas creen que los frutos suelen encontrarse dispersos y pueden ser difíciles de localizar; a menudo requieren pelarlos o se encuentran en lugares de complicado acceso. Superar estos inconvenientes requiere habilidades cognitivas complejas que exigen un cerebro notable.   

Otros especialistas creen que la explicación reside en la gran cantidad de energía que necesita un primate para digerir hojas y hierbas, lo que se traduce en largas digestiones en las que el animal no puede hacer otra cosa que descansar. Por contra, la fruta se procesa con facilidad y aporta mucha energía con gran rapidez. Ese sobrante energético iría directo al cerebro, un órgano que consume mucho combustible para funcionar, sobre todo entre animales como los primates, que viven en grandes grupos en los que la supervivencia exige una alta capacidad cognitiva para aprender a relacionarse. 

Etiquetas: cerebronoticias de ciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar