Los murciélagos se dan besos profundos para establecer vínculos sociales

Los científicos han descrito este curioso comportamiento como un sangriento 'beso francés'.

murcielagos
Deposit Photo

Existen todo tipo de hábitos extraños entre los animales relacionados con la formación y fortalecimiento de lazos sociales. Los elefantes usan los pozos de agua, los pájaros bailan y los murciélagos vampiro (Desmodus rotundus) comparten "besos franceses" bañados en sangre.

Hay tres especies de murciélago que se nutren únicamente con sangre, lo que conocemos como hematofagia: el vampiro común, el vampiro de patas peludas y el vampiro de alas blancas. Ahora, un equipo de científicos de la Universidad Estatal de Ohio (EE. UU.) ha descubierto que, entre los murciélagos vampiro, la regurgitación de sangre en la boca de un compañero es una señal de máxima confianza.


Los animales hematófagos (como los mosquitos, las garrapatas, las pulgas o los piojos) se sostienen principalmente de la sangre de los animales y, en cuanto a los murciélagos vampiro, si no puede alimentarse durante tres días, podría morir de hambre.


"No es solo compartir en el sentido de 'tengo una gran porción de comida y también voy a dejar que comas del mismo plato que yo'", comentó Gerald Carter, ecólogo conductual y líder del trabajo que publica la revista Current Biology. "En realidad, voy a coger parte de la comida que ya he ingerido y se la daré como si fuera mi descendencia", aclara el experto.


Este beso profundo bañado en sangre recién drenada sirve así para formar lazos sociales con miembros desconocidos de su refugio. Aunque nos resulte chocante, es una prueba excelente de ver lo increíblemente prosociales que son estas criaturas.

"Compartir comida para los murciélagos vampiro es como el acto de muchas aves de regurgitar la comida para sus crías. Pero lo especial de los murciélagos vampiros es que hacen esto por otros adultos, eventualmente incluso con algunos extraños".

También te puede interesar:

Podríamos decir que sería el gesto de un verdadero vínculo, algo que podríamos llamar incluso amistad. El aseo social y el intercambio de alimentos pueden generar confianza entre los murciélagos no relacionados para formar lazos que les salvan la vida y que pueden durar toda la vida.


"Asumimos que las donaciones de alimentos son un rasgo adaptativo, lo que significa que a la larga tiene algún beneficio para el donante", continuó Carter. "Tal vez ese beneficio es que estén creando una relación que les va a alimentar y traer algo positivo posteriormente".

Para probar cómo surgen estos vínculos, Carter y sus colegas examinaron un grupo de murciélagos de Las Pavas y Tolé, Panamá, dos sitios geográficamente distantes, lo que significaba que los animales no estaban familiarizados entre sí. Los murciélagos fueron colocados por pares, uno de cada ubicación, o en pequeñas cohortes mixtas. Para cada grupo, los investigadores retuvieron la comida de uno de los murciélagos y observaron cómo interactuaba con sus compañeros de jaula. El experimento duró 15 meses. Varios murciélagos, particularmente aquellos que estaban en parejas, comenzaron a acicalarse más con el tiempo, y en algunos casos, esto llevó a compartir sangre con los compañeros más desnutridos. Casi el 15% de los murciélagos fueron observados practicando este beso profundo de sangre con un compañero previamente desconocido. El no estar familiarizados entre sí aumentaba la necesidad de algún vínculo para compartir sangre.

Los investigadores sugieren que esta técnica de amistad estratégica también puede aplicarse inconscientemente a los humanos, ya que las relaciones humanas pueden ser más condicionales de lo que nos gustaría admitir.

 

Referencia: Current Biology, Carter et al.: "Development of new food-sharing relationships in vampire bats" https://www.cell.com/current-biology/fulltext/S0960-9822(20)30099-3 , DOI: 10.1016/j.cub.2020.01.055

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo