Vídeo de la semana

Los leopardos de África y Asia son genéticamente diferentes

Las diferencias genéticas entre los leopardos africanos y asiáticos comenzaron hace 500 000 años aproximadamente.

leopardo
Pixabay.

Los leopardos de África y Asia son genéticamente diferentes, ya que un pequeño grupo emigró hacia Asia hace aproximadamente medio millón de años mientras que otros continuaron su evolución en África. Esta es la conclusión a la que ha llegado un equipo internacional de investigadores. Para desarrollar el estudio, los científicos realizaron un análisis genético a especímenes históricos que se encontraban almacenados en museos de historia natural.

Además, aunque ambos tienen manchas, los investigadores descubrieron una sorprendente distinción genómica entre los leopardos que habitan en Asia y África. De hecho, los leopardos asiáticos están más separados genéticamente de los leopardos africanos que los osos pardos de los osos polares, tal como pudieron concluir los investigadores del estudio.

Análisis genético

Aunque ha existido algún intercambio de poblaciones en Oriente, este estudio sugiere que las diferencias genéticas entre los leopardos africanos y asiáticos comenzaron en la primera migración (hace 500 000 años aproximadamente). 

Por otro lado, el análisis genético suele requerir de muestras de tejido fresco. Sin embargo, el análisis de las muestras de los museos permitió a los investigadores recuperar información del genoma de poblaciones que anteriormente habían sido llevadas a la extinción al menos durante varias décadas.

Así, los investigadores pudieron obtener datos genómicos nucleares (la totalidad del ADN) de leopardos en su distribución actual e histórica, descubriendo nuevos detalles sobre su población global. Asimismo, desde que se separaron, las poblaciones de leopardos asiáticos han experimentados menos cambios genéticos que los leopardos africanos, probablemente debido a que se encuentran más dispersos por el continente.

leopardo africano
Pixabay.

Amenazados por el ser humano

Aunque los leopardos están ampliamente distribuidos en Asia y África, en ocasiones se encuentran muy cerca de las personas. Por ello, han perdido gran parte de su hábitat y su población se ha visto drásticamente reducida, encontrándose en peligro de extinción.

Sin embargo, a pesar de la invasión de los seres humanos a los hábitats de los leopardos, las muestras históricas no revelan una mayor diversidad genética que las muestras más modernas. Esto sugiere que, aunque los humanos han llevado a la extinción a algunas poblaciones de leopardos, el impacto de los humanos no ha sido tan grave como para afectar a todo el genoma

Continúa leyendo