Los gatos parecen saber el nombre de otros felinos y personas

En un nuevo estudio publicado en Scientific Reports, científicos japoneses han descubierto que, además de reconocer sus propios nombres, los gatos también parecen saber los nombres de otros felinos con los que están familiarizados, así como los de las personas que viven con ellos.

Si tienes un gato, es más que posible que alguna vez hayas pensado que pertenece a otro mundo, que se encuentra en una esfera, superior a la nuestra, desde la que, orgulloso, mira hacia abajo, hacia los simples y vulgares humanos. Pues bien, un estudio llevado a cabo por científicos japoneses indica que los felinos domésticos están más presentes en nuestras vidas de lo que creemos.

En los últimos años, los científicos han demostrado que los gatos tienen un profundo vínculo con los humanos. Estas complejas criaturas pueden y quieren comunicarse con nosotros, e incluso siguen nuestros movimientos cuando no estamos cerca.

Lo que se ha descubierto en el presente estudio es que, además de conocer sus propios nombres (algo que solemos asociar a los perros), los gatos también parecen reconocer los nombres de otros congéneres con los que están familiarizados, así como los nombres de las personas que viven en el mismo hogar. Parece ser que no son tan distantes y “despegados”, como podemos pensar en un principio.

Gato blanco y negro
iStock

Los científicos estudiaron a gatos que vivían en viviendas multigato, ya fueran gatos domésticos que vivían con otros felinos en un hogar multigato, o gatos que vivían en "cafés de gatos" en Japón, donde los visitantes pueden interactuar con los numerosos gatos que viven en el establecimiento.

En las pruebas, los investigadores le enseñaban a un gato la fotografía de otro gato conocido del mismo hogar/café (llamado "gato modelo") en la pantalla de un ordenador. Mientras se mostraba la imagen, una grabación de la voz del propietario decía en voz alta el nombre del gato modelo (denominada "condición congruente"), o decía un nombre diferente ("condición incongruente").

El equipo descubrió que los gatos de los hogares domésticos pasaban más tiempo mirando la pantalla del ordenador durante la condición incongruente, tal vez porque se quedaban desconcertados o intrigados por la falta de correspondencia entre la imagen y el nombre del gato modelo.

Sin embargo, los gatos de la cafetería de gatos no mostraron el mismo comportamiento ante el ordenador. Esto pudo deberse a que vivían con muchos otros gatos (no solo unos pocos) y tal vez estaban menos familiarizados con el gato modelo elegido (y su nombre).

"Solo los gatos domésticos anticiparon la cara de un gato específico al oír el nombre del gato, lo que sugiere que relacionaron el nombre del gato estímulo y el individuo específico", escriben los investigadores en su artículo. "Al oír el nombre de un gato, los sujetos esperaban la cara correspondiente".

El equipo cree que los gatos probablemente aprenden la relación nombre-cara observando las interacciones con terceros en casa, y es posible que los gatos que viven en cafés para gatos (rodeados de docenas de gatos y con una gran cantidad de humanos extraños entrando en el establecimiento), no tengan las mismas oportunidades de aprender socialmente los nombres de otros gatos.

En otro experimento, los investigadores llevaron a cabo una prueba similar, pero utilizando humanos como estímulo en lugar del gato modelo. Se mostró a los gatos una imagen de una persona con la que vivían (en un hogar con varias personas), y al mismo tiempo se pronunció el nombre de la persona, o se dijo otro nombre en la condición incongruente.

Esta vez, los gatos parecían atender la pantalla del ordenador durante algo más de tiempo cuando había una incongruencia entre la imagen y el nombre, pero este efecto tendía a ser mayor en los hogares en los que vivían más personas, y en los hogares en los que el gato había vivido con la familia durante más tiempo.

"Nuestra interpretación es que los gatos que viven con más personas tienen más oportunidades de oír el uso de nombres que los que viven con menos personas, y que vivir con una familia durante más tiempo aumenta esta experiencia", explican los investigadores. "En otras palabras, la frecuencia y el número de exposiciones a los estímulos pueden hacer más probable la asociación nombre-cara".

Hay que señalar que, aunque los investigadores afirman que su estudio presenta "la primera prueba de que los gatos domésticos vinculan las expresiones humanas y sus referentes sociales a través de las experiencias cotidianas", se trata de un estudio bastante pequeño en su conjunto, en el que solo participaron unas cuantas docenas de gatos. En este sentido, el equipo reconoce que todavía no se sabe mucho sobre los mecanismos específicos del aprendizaje social de estos animales. Esto se debe, en parte, a las dificultades que entraña estudiar a los gatos, señalan los autores. "Uno de los gatos solo completó el primer ensayo antes de escapar de la habitación y ponerse fuera de su alcance", escriben.

 

Referencia: Takagi, S., Saito, A., Arahori, M. et al. 2022. Cats learn the names of their friend cats in their daily lives. Scientific Reports. DOI:  https://doi.org/10.1038/s41598-022-10261-5

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Con más de 11 años de experiencia en el ámbito periodístico, aprendo cada día un poco más acerca del apasionante mundo que es la ciencia. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo