Los científicos han descubierto cómo se mantienen calientes las nutrias

Las nutrias poseen un sistema único de conversión de energía.

Nutria
Pixabay.

Las nutrias son unos animales marinos espectaculares. Pueden contener la respiración hasta ocho minutos mientras se sumergen en búsqueda de presas, como las almejas y los cangrejos.

Sin embargo, un misterio que no habían podido descifrar los científicos hasta ahora era cómo lograban mantenerse calientes en las frías aguas del Pacífico, privados de la grasa corporal que aísla a otros animales (como las ballenas y las morsas).

La respuesta, según un nuevo artículo publicado en la revista Science, es un sistema único de conversión de energía mediante el cual el tejido muscular "filtra" grandes cantidades de calor por todo el cuerpo.

Esta es la principal diferencia con otros mamíferos, que deben poner sus músculos a trabajar a través del ejercicio o tiemblan involuntariamente para lograr el mismo resultado.

Desarrollo del estudio

El investigador principal del estudio, Traver Wright explicó que, aunque el pelaje denso y resistente al agua de las nutrias marinas compensa la pérdida de calor, no es suficiente por sí solo para hacer frente a las gélidas aguas de Alaska, donde residen la mayoría.

Los científicos ya sabían que las nutrias marinas queman mucha energía (aproximadamente tres veces más de lo previsto para los mamíferos de su tamaño), y para satisfacer la demanda, pueden consumir hasta el 25 por ciento de su masa corporal en un día.

Sin embargo, no estaba claro qué tejidos estaban haciendo uso de esta energía y cómo iba a producir calor.

Para averiguarlo, los científicos tomaron muestras de músculos de nutrias marinas que ya estaban muertas o que habían sido rehabilitadas por el Acuario de la Bahía de Monterey y se estaban preparando para su liberación.

Luego, emplearon un dispositivo para medir el consumo de oxígeno.

Nutria
Pixabay.

Generar calor sin hacer nada

En general, la función principal de los músculos es poder mover el cuerpo. Sin embargo, en las nutrias gran parte de la energía producida al descomponer los azúcares y las grasas se emplea como calor en lugar de ser utilizada por las mitocondrias para hacer trabajo, como potenciar la contracción muscular.

Esto les ayuda a mantener una temperatura corporal en 37 grados en condiciones de congelación (en el exterior). Del mismo modo, los científicos descubrieron que este efecto termogénico está presente en los animales desde que son bebés.

Asimismo, no encontraron ninguna diferencia entre los animales en cautiverio y los criados en naturaleza.

Rocío

Rocío Sánchez Montilla

Periodista freelance. Más malagueña que desayunar pitufos o ponerle nombre a los cafés. Escribo sobre ciencia, naturaleza o mundo animal cuando mi gata no está encima del teclado.

Continúa leyendo