Los científicos encuentran fragmentos de vida bajo la Antártida

De acuerdo a los resultados de un nuevo estudio, habría muchísima más vida marina de la que se imaginaba hasta ahora bajo el hielo marino de la Antártida.

Aunque ocupan cerca de 1,6 millones de kilómetros cuadrados, los témpanos de hielo se encuentran entre los entornos más misteriosos de la Tierra, por lo que, si en algún momento se ha observado signos de vida en estos hábitats tan fríos como oscuros, rara vez se ha podido recoger rastros de vida en estas partes del mundo.

De ahí la importancia de un reciente estudio publicado hace pocas semanas en la revista especializada Current Biology, según el cual los científicos habrían descubierto fragmentos de diferentes especies nuevas en el hielo marino de la Antártida.

Un equipo de investigadores alemanes del Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina se encargó de llevar a cabo una interesante investigación, cuando, en el año 2018, decidieron perforar dos agujeros con agua caliente a unos 200 metros de profundidad en el hielo marino de la Antártida, concretamente bajo la capa de hielo Ekström.

Fue allí donde encontraron fragmentos de la vida de más de 75 especies en el fondo marino. Si bien es cierto que algunas de las especies ya habían sido descubiertas en la Antártida, otros fragmentos no estaban publicados ni catalogados para la región.

¿Cómo sobrevivieron estas especies bajo el hielo marino?

Los autores del estudio indicaron que la mayoría de los animales encontrados generalmente se alimentan de fitoplancton y de microalgas. Pero ninguna planta o alga marina es capaz de sobrevivir a unas condiciones tan extremas, lo que motivó que los científicos se preguntaran cómo sobreviven las especies en este entorno.

Una de las suposiciones que plantearon fue la de la existencia de una cantidad suficiente de algas transportadas bajo los témpanos de hielo, lo que permitiría proporcionar una red alimentaria sólida, incluso en semejantes condiciones.

Especies sobreviven bajo el agua de la Antártida
Foto: Istock

Es más, los análisis de las muestras llevados a cabo bajo el microscopio revelaron que, sorprendentemente, el crecimiento anual de cuatro de las especies era comparable al de los mismos animales en los hábitats marinos que se encontraban abiertos, en la misma plataforma continental antártica.

Las especies se remontan a 5.800 años

Los autores señalaron también que “la datación por carbono de los fragmentos muertos de estos animales va desde la actualidad hasta los 5.800 años”. Por lo que, debido al cambio climático y al colapso de estas plataformas de hielo, piden con urgencia estudiar y proteger estos ecosistemas.

De hecho, consideran que, si bien algunas de estas especies han llegado a sobrevivir durante miles de años, los próximos siglos tenderían a ser los más difíciles, dado el avance del calentamiento global.

Y son bastante claros al respecto: aunque los cambios climáticos pueden hacer que muchos lugares sean más frescos y oscuros, este hábitat puede acabar convirtiéndose en uno de los primeros en desaparecer, dado que las condiciones presentes en la capa de hielo cambian o se desvanecen a medida que el planeta se calienta.

Christian Pérez

Christian Pérez

Colaborador de Muy Interesante, especializado en divulgación científica y sanitaria, tecnología y verificación de hechos (fact-checking).

Continúa leyendo