Los anfibios que brillan en la oscuridad son más comunes de lo que se creía

Ranas, salamandras... las criaturas biofluorescentes, están más extendidas de lo que nos pensábamos.

salamandra
Jennifer Lamb y Matthew Davis

La biofluorescencia, esto es, cuando un organismo absorbe luz, reemitiéndola a una longitud de onda diferente (que no debe confundirse con la bioluminiscencia, que es cuando un organismo vivo produce y emite luz), solo se había observado en una especie de salamandra y tres especies de ranas. Sin embargo, un nuevo estudio llevado a cabo por los investigadores Jennifer Lamb y Matthew Davis de la Universidad Estatal de St Cloud, Minnesota (EE. UU.) nos ha demostrado que esta característica está mucho más extendida de lo que creíamos.

Los científicos examinaron 32 especies de anfibios, incluidas salamandras, tritones, ranas y cecilias bajo luz azul o ultravioleta, y descubrieron que se produjo biofluorescencia en todas ellas. Y es probable que ocurra en muchas más, según explican los autores en el estudio que recoge la revista Scientific Reports.

 

Cada una de las especies que analizaron se iluminó de alguna manera, ya que su piel, músculos, huesos y otras partes del cuerpo brillaban en tonos verde neón y naranja, lo que evidenciaba que también es habitual en los anfibios el hecho de que brillen en la oscuridad. También encontraron la habilidad presente en varias etapas de la vida, desde renacuajos hasta adultos.

En el pasado, se había observado biofluorescencia en muchos animales, desde medusas y corales hasta tiburones y tortugas; normalmente los estudios se han centrado en los animales acuáticos, pero está claro que, los anfibios que, por lo general, llevan una vida semiterrestre, aunque siempre en lugares húmedos, también se incluyen en este grupo de animales con cualidades particulares. El rasgo era mucho menos conocido en los animales terrestres, hasta ahora.


Los investigadores se sorprendieron al encontrar incluso especies no coloreadas con luz normal reaccionando de forma similar bajo la luz azul. Es el ejemplo de la cecilia del río Cauca, un anfibio acuático gris y sin extremidades, que brillaba en color verde brillante con luz azul.

 

¿Qué uso práctico puede tener la biofluorescencia en los animales?


Aparte de tornarlos bonitos, la biofluorescencia también puede tener algunos usos prácticos para los anfibios. Podría ayudarlos a ubicarse entre ellos en condiciones de poca luz, creando más contraste entre los anfibios y su entorno -pues sus ojos contiene células de barra que son sensibles a la luz verde o azul-, a servirles de herramienta de camuflaje, a imitar a la apariencia de los depredadores o incluso para aparearse, según la situación, han explicado los científicos.

"Uno de los aspectos más emocionantes de este trabajo fue que con cada especie que examinamos siempre descubríamos algo nuevo que podía aportar nuevos conocimientos sobre la historia de la vida y la biología de los anfibios en todo el mundo", dijo Lamb. "La salamandra tigre del este (Ambystoma tigrinum) fue la primera especie de salamandra que estudiamos en busca de biofluorescencia, y cuando vimos la brillante e intensa luz verde emitida por sus manchas amarillas, ¡cada uno de nosotros soltó una expresión de sorpresa colectiva!".


¿Cómo consiguen la biofluorescencia?


Los hallazgos sugieren que esto sucede a través de varios mecanismos gracias a la presencia de proteínas fluorescentes en la piel, secreciones como mucosas, minerales en los huesos o incluso en la orina. Algunos de los anfibios también cuentan con cromatóforos, o células que contienen pigmento y que reflejan la luz.

 

Referencia: Salamanders and other amphibians are aglow with biofluorescence, Scientific Reports (2020). DOI: 10.1038/s41598-020-59528-9 , https://www.nature.com/articles/s41598-020-59528-9

salamandra2
Jennifer Lamb y Matthew Davis
Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo