Los 5 animales invasores más peligrosos de los ríos españoles

En el día internacional de los ríos exploramos las especies de animales introducidas por la mano humana que más impactos han causado a los ecosistemas fluviales.

Hoy es 14 de marzo, día internacional de los ríos, y para conmemorarlo expondremos uno de los mayores riesgos que estos ecosistemas sufren, sobre todo en las últimas décadas. Según los últimos informes, en los cauces españoles hay un total de 200 especies exóticas ya establecidas, de las cuales, 156 son especies animales. De todos ellos, el Catálogo de Especies Exóticas incluye a una cuarta parte, por lo tanto, un número importante de especies invasoras no están aún catalogadas como tales, ya sea porque aún no están lo suficientemente extendidas, porque aún no causan suficientes impactos, o porque aún no se han propuesto para su inclusión.

De esa larga lista destilaremos los que, basándonos en su impacto sobre el medioambiente, podríamos considerar los cinco invasores más peligrosos de los ríos españoles.

Caracol manzana
Caracol manzana, una especie introducida para su crianza en acuarios

El caracol manzana

Pomacea canaliculata es una especie de  caracol de agua dulce nativa de América del Sur. Es un depredador de plantas acuáticas que fue introducido como animal de acuario y como fuente de alimento. Representa una amenaza para muchos humedales del mundo.

Dada su voracidad, el mayor impacto del caracol manzana es la destrucción de la vegetación acuática, que conduce a una modificación drástica del hábitat; la enorme cantidad de plantas muertas provocan la eutrofización del agua. Esto favorece la proliferación de microorganismos que enturbian el agua, impiden que pase la luz e inhibe el desarrollo de nuevas plantas acuáticas. El aumento de la descomposición sumado a la ausencia de plantas causa la pérdida del oxígeno del agua, y los animales se ven obligados a elegir entre desplazarse o morir.

En algunas regiones puede ser particularmente peligroso en términos económicos, principalmente en los cultivos de arroz. De hecho, esta especie no se encuentra en el Catálogo de Especies Exóticas Invasoras porque ya se considera en el listado de organismos nocivos de la normativa de sanidad vegetal.

La carpa
La carpa se introdujo por su valor ornamental, alimenticio, y para la pesca recreativa

La carpa

Introducida por primera vez —que se tenga constancia— a finales del siglo XVI, la carpa (Cyprinus carpio) no fue considerada un peligro, ya que la población introducida fue tan reducida que, si bien se naturalizó sin problemas, no llegó a invadir. Sin embargo, ya entrado el siglo XIX, se comenzó a introducir de forma masiva como fuente de alimento, para la pesca recreativa, y en estanques como especie ornamental. El aumento de la población provocó que la especie cruzase el umbral y comenzase a actuar como invasora.

Es una especie ingeniera de los ecosistemas. Remueve el sedimento para buscar alimento, y al hacerlo, desentierra las raíces de las plantas preexistentes, convirtiendo un río de aguas claras y vegetación exuberante en un entorno de aguas turbias, eutrofizado. La carpa tolera bien las aguas turbias, donde los depredadores pierden capacidad de cazar por reducir la visibilidad. Las aves acuáticas, que no pueden encontrar alimento, se ven desplazadas.

A pesar de todo, en su región nativa las poblaciones de carpa silvestre se encuentran amenazadas, a causa de la sobreexplotación y de la mezcla con variedades domésticas.

La perca americana
La perca americana se introdujo como especie para la pesca deportiva

La perca americana

Fue probablemente una de las introducciones más innecesarias, si cabe. Se introdujo en España para la pesca deportiva, en el año 1955. La perca americana (Micropterus salmoides) es un pez que puede llegar a medir 40 cm, con unas potentes mandíbulas. En sus formas jóvenes, caza crustáceos, larvas de insectos, anfibios y peces pequeños. Los ejemplares más grandes pueden llegar a devorar peces más grandes, pequeños mamíferos y reptiles que se adentran en el agua, e incluso morder las patas de aves acuáticas, provocando graves daños, y comerse a polluelos incautos que estén flotando.

Tiene preferencia por los tramos más lentos de los ríos, donde se detienen las aves acuáticas para alimentarse. El impacto sobre estas aves, directo e indirecto —eliminando presas—, hace que se vean desplazadas a otros lugares donde la perca americana esté ausente.

El galápago de Florida
El galápago de Florida se introdujo como mascota, pero mucha gente decidió liberarlas

Galápago de Florida

Quién no conoce esa pequeña tortuga con las manchas rojas a los lados de la cabeza que tan vendida fue en los años 90 como mascota, que tanta gente tenía en su casa, que tantas sorpresas dio cuando sus dueños se percataron del tamaño y la voracidad del animal. Eso causó que tanta gente terminase liberándolas en el medio natural.

Trachemys scripta es una especie que altera la estructura de la vegetación de los cauces. Devora plantas, invertebrados, peces, anfibios, pequeños reptiles y mamíferos, e incluso puede atacar los huevos de aves que aniden cerca del agua. Compite por los recursos contra las dos especies de tortugas nativas, el galápago leproso y el galápago europeo. Alcanza mayor tamaño y también produce una descendencia más abundante, y es más tolerante a la contaminación y a la influencia humana.

Además, es un vector de Salmonella, por lo que en algunas condiciones puede suponer un riesgo de salud pública.

El visón americano
El visón americano fue introducido para su aprovechamiento peletero

Visón americano

El visón americano (Neovison vison) es probablemente el mamífero invasor que más impacto tiene sobre los ríos españoles. Es un fuerte competidor que desplaza a otros mamíferos como la rata de agua, el armiño, el turón y el visón europeo, al que le transmite la letal enfermedad aleutiana. Es un voraz depredador capaz de cazar cangrejos, anfibios, peces, huevos de aves y pequeños mamíferos como el desmán de los pirineos.

El visón americano fue protagonista de tristes historias de liberación de animales de granjas, con nefastas consecuencias. Sin embargo, ni estas liberaciones fueron el origen del problema, ni son el principal foco de la invasión. El verdadero problema es, de hecho, la mera presencia del visón americano en suelo peninsular y la incapacidad para evitar que estos animales, de vez en cuando, se escapen.

¿Qué hacemos?

Cuando el daño ya está hecho, hay que actuar con presteza. Sin embargo, en lo que a invasiones biológicas se refiere, más vale prevenir que intentar exterminar. La mejor forma de combatirlas es actuar antes de que se produzcan, mediante mecanismos de predicción de potencialidad invasora y prevención de su introducción, y sistemas de vigilancia, alerta temprana y actuación rápida cuando aún son invasiones incipientes. Será la mejor manera de evitar la invasión, y no será necesario aplicar después medidas más drásticas.

 

REFERENCIAS:

BOE. 2013. Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, por el que se regula el Catálogo español de especies exóticas invasoras. BOE, 185(Sec. I.), 56764-56786.

Lowe, S., Browne, M., et al. 2000. 100 of the world’s worst invasive alien species: a selection from the global invasive species database (Vol. 12). Invasive Species Specialist Group Auckland.

Oliva-Paterna, F. J., Ribeiro, F., et al. 2021a. Lista de especies exóticas acuáticas de la península ibérica (2020). Life Invasaqua.

Oliva-Paterna, F. J., Ribeiro, F., et al. 2021b. Lista de especies exóticas acuáticas potencialmente invasoras en la península ibérica (2020). Life Invasaqua.

 

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo