Logran transformar el dióxido de carbono en carbón

¿Una vuelta de tuerca al cambio climático? Una nueva técnica convierte eficientemente el gas CO2 en partículas sólidas de carbón.

Retirar y transformar el CO2 de la atmósfera ha sido tema de discusión desde hace más de una década pero no ha sido hasta estos últimos años cuando se están planteando propuestas que realmente pueden llevarse a cabo.

 

El carbono atmosférico es uno de los mayores problemas ambientales.

 

Necesitamos solucionarlo de forma barata y escalable, algo que sea capaz de extraer suficiente carbono de la atmósfera para marcar la diferencia. Podríamos haber dado con el remedio.

 

Ahora, un equipo de científicos, líderados por un equipo de la RMIT University de Melbourne (Australia) ha utilizado metales líquidos para convertir el dióxido de carbono de nuevo en carbón sólido, en un primer avance mundial que podría transformar nuestro enfoque de la captura y el almacenamiento del carbón.

 

Rebobinar el ciclo del carbono en los gases de efecto invernadero y encontrar una manera de devolverlos al suelo ha sido el gran sueño de los científicos desde que descubrimos la amenaza del calentamiento global.

Desde entonces, hemos ideado una larga lista de remedios: desde el crecimiento y el enterramiento de biomasa hasta el bombeo del gas a depósitos subterráneos y la aceleración de las reacciones químicas que pueden convertir el CO2 en un material menos volátil.

 

Algunos son baratos, pero relativamente lentos. Otros simplemente no ofrecen suficiente incentivo para que los grandes contaminadores presten atención.



Viejos problemas, nuevas soluciones



En los últimos años se han hecho grandes avances para llegar a una solución ambiental adecuada.

 

La nueva técnica desarrollada en Australia no solo es relativamente rápida, sino que tampoco requiere grandes cantidades de presión (o reacciones químicas complicadas) para convertir el dióxido de carbono en una forma sólida de carbón.

El truco está en las nanopartículas del metal cerio, que tiene un papel protagónico en una reacción electroquímica que extrae el oxígeno del dióxido de carbono a un voltaje suave. La suspensión de las nanopartículas en forma de una aleación de metal líquido evita la acumulación de carbono solidificado sobre el cerio, lo que mejora la eficiencia del proceso. Mejor aún, usar el galio metálico como disolvente significa que todo el proceso puede tener lugar a temperatura ambiente, dado el punto de fusión notablemente bajo del elemento.

 

"Hasta la fecha, el CO2 solo se ha convertido en un sólido a temperaturas extremadamente altas, lo que lo hace inviable industrialmente", comenta Torben Daeneke, coautor del trabajo.


Así, para lograr esta reconversión del CO2, los investigadores han diseñado un catalizador a partir de una aleación de galio no tóxico que activa el proceso y lo hace extremadamente eficiente como conductor de señales eléctricas.

 

"Al utilizar metales líquidos como catalizador, hemos demostrado que es posible convertir el gas en carbono a temperatura ambiente, en un proceso que es eficiente y escalable".



Una ventaja sobre otros métodos similares

No está necesariamente destinado al suelo.

"Un beneficio adicional del proceso es que el carbón puede contener la carga eléctrica, convirtiéndose en un supercondensador, por lo que potencialmente podría usarse como componente en futuros vehículos", dice la autora principal del estudio, Dorna Esrafilzadeh. "El proceso también produce combustible sintético como subproducto, que también podría tener aplicaciones industriales".

 

Los productos a base de carbono, como el grafeno, tienen el potencial de revolucionar el futuro de la electrónica, no solo como supercondensador sino también como superconductor.

Daeneke finaliza: "Si bien es necesario realizar más investigaciones, es un primer paso crucial para entregar un almacenamiento sólido de carbono".

 

Referencia: Room temperature CO2 reduction to solid carbonspecies on liquid metals featuring atomically thin ceria interfaces, Nature Communications (2019). DOI: 10.1038/s41467-019-08824-8 , https://www.nature.com/articles/s41467-019-08824-8

 

Crédito imagen: RMIT University

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo