Las plantas fabrican su propia aspirina para combatir el estrés

¿Cuántas veces te has tomado una aspirina porque te dolía la cabeza? Seguro que muchas veces. Pues bien, los humanos no somos los únicos que tiramos de ácido salicílico para aliviar nuestros dolores. Las plantas también lo hacen. A su manera.

Los seres humanos llevamos siglos usando el ácido salicílico para tratar el dolor y la inflamación. Las plantas parecen usarlo también en beneficio propio, en momentos de estrés en los que se sienten amenazadas. Un nuevo estudio publicado en Science Advances analiza este mecanismo de autodefensa, así como la manera en que las plantas regulan la producción del ácido salicílico.

Las plantas producen ácido salicílico a través de los cloroplastos, esos diminutos orgánulos verde donde se lleva a cabo la fotosíntesis. Lo hacen en respuesta al estrés. El ácido salicílico producido por las plantas es fundamental para la señalización, la regulación y la defensa contra los patógenos. "Es como si las plantas usaran un analgésico para los dolores, igual que nosotros", dice la bióloga vegetal Wilhelmina van de Ven, de la Universidad de California en Riverside (UCR).

Berro
Wikipedia

Para entender mejor la serie de reacciones que se producen en las plantas cuando están sometidas a estrés, el equipo de investigadores realizó análisis bioquímicos a plantas mutadas para bloquear los efectos de las vías de señalización del estrés.

El estrés ambiental produce especies reactivas de oxígeno (ROS por reactive oxygen species) en todos los organismos vivos. Un buen ejemplo de ello es cuando nos quemamos la piel tras estar demasiado tiempo al sol sin ponernos protección. En el caso de las plantas, los factores estresantes incluyen insectos poco amistosos, sequía y calor excesivo. Mientras que los niveles elevados de ROS en las plantas pueden ser letales, cantidades más pequeñas cumplen una función de seguridad. Regular estos niveles es, por tanto, de vital importancia para ellas.

Los investigadores utilizaron el berro de thale (Arabidopsis thaliana) como planta modelo para realizar los experimentos. Se centraron en una molécula de alerta temprana llamada MEcPP, que también se ha observado en bacterias y parásitos de la malaria. Al parecer, cuando la MEcPP se acumula en una planta, desencadena una reacción y respuesta química que incluye el ácido salicílico. "A niveles no letales, las ROS son como una llamada de emergencia a la acción, permitiendo la producción de hormonas protectoras como el ácido salicílico", dice el genetista de plantas Jin-Zheng Wang, de la UCR. "Las ROS son un arma de doble filo".

Los hallazgos podrían servir para producir plantas modificadas que sean más resistentes a los peligros ambientales del futuro. "Nos gustaría poder utilizar los conocimientos adquiridos para mejorar la resistencia de los cultivos. Eso será crucial para el suministro de alimentos en nuestro mundo cada vez más caluroso y luminoso".

Queda trabajo por delante para saber más sobre la molécula MEcPP y cómo funciona. Conocer su mecanismo de acción ayudaría a los científicos a producir plantas más resistentes al estrés. Al igual que está sucediendo con los animales, las plantas están sometidas a una presión cada vez mayor debido al calentamiento global. No se sabe cuántas especies podrán sobrevivir si las temperaturas siguen subiendo.

En el estudio las plantas han sido sometidas a distintas presiones como el calor elevado, la luz solar constante y la falta de agua, todas ellas tensiones a las que ya se están enfrentando las plantas en todo el mundo. Y si las plantas ya tienen problemas, nosotros también los tenemos.

"Esos impactos van más allá de nuestra alimentación", dice la bioquímica molecular Katayoon Dehesh, de la UCR. "Las plantas limpian nuestro aire secuestrando el dióxido de carbono, nos ofrecen sombra y son el hábitat de numerosos animales. Los beneficios de potenciar su supervivencia son exponenciales".

 

 

Referencia: Wang, J., Van de Ven, W. et al. 2022. Reciprocity between a retrograde signal and a putative metalloprotease reconfigures plastidial metabolic and structural states. Science Advances. DOI: 10.1126/sciadv.abo0724

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.

Continúa leyendo