Las plantaciones de aceite de palma modifican el comportamiento social de los macacos

Los macacos se muestran más agresivos cuando se encuentran en el interior de las plantaciones.

macaco
iStock.

Debido a la deforestación de sus hábitats, los macacos a veces acuden a los monocultivos de aceite de palma para buscar alimentos. Esto, en ocasiones, conduce a conflictos con los agricultores. Sin embargo, los macacos no suelen dañar en exceso los frutos del aceite de palma. De hecho, pueden incluso beneficiar a los cultivos, ya que son excelentes cazadores de las ratas que se encuentran en las plantaciones (la plaga principal en los monocultivos).

Sin embargo, como ha podido concluir este estudio, visitar regularmente las plantaciones tiene un impacto significativo en el comportamiento social de los macacos. La investigación ha sido desarrollada por científicos del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, la Universidad de Leipzig, la Universidad Sains Malaysia y el Centro Alemán para la Investigación Integrativa de la Biodiversidad. 

Además, estos nuevos hallazgos podrían ayudar a desarrollar medidas para proteger a los primates.

Desarrollo de la investigación

Para llevar a cabo la investigación, los científicos pasaron varios meses observando a dos grupos diferentes de 50 macacos de cola de cerdo del sur (Macaca nemestrina) en Segari (Malasia). De esta forma, los investigadores pudieron observar que, todos los días, los grupos caminaban durante unas tres horas desde la selva tropical hasta la plantación.

Además, los científicos querían averiguar las diferencias en el comportamiento de los primates cuando se encontraban en la selva tropical y cuando accedían a la plantación de aceite de palma. Aunque ambos grupos tenían abundancia de alimentos (en forma de frutos y ratas) también había más probabilidades de conflicto con los seres humanos.

Sin embargo, el estudio se centró en las interacciones agresivas, los comportamientos que promueven las relaciones (como el aseo o el juego) y las redes sociales dentro de los distintos grupos (como las relaciones madre e hijo).

macaco comiendo
iStock.

Resultados del estudio

Tal como esperaban los investigadores, los macacos utilizaban la plantación principalmente como fuente de alimento adicional, pues pasaban aproximadamente dos tercios del tiempo buscando alimentos y comiendo. El comportamiento agresivo de los macacos aumentó de manera significativa en el interior de la plantación (en comparación con otros hábitats) un fenómeno que suele darse sobre todo cuando están buscando alimento.

No obstante, según los científicos, el interior de la plantación (a diferencia de la selva tropical) ofrece poca protección contra posibles depredadores y pone a los animales bajo estrés, motivo por el que aumentaron la tasas de agresión en los primates.

 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo