Las libélulas estarían en peligro por falta de humedales

Según un estudio reciente, llevado a cabo por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, algunas especies de libélulas y caballitos del diablo estarían en peligro de desaparecer.

Las libélulas estarían en peligro por falta de humedales
Foto: Istock

A comienzos de este mes, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza afirmó que los humedales, el hábitat natural de las libélulas y los caballitos del diablo, estarían seriamente amenazados.

Según los expertos, el 16 por ciento de las especies registradas podrían acabar desapareciendo en los próximos años. O, lo que es lo mismo, ⅙ de un total de 6.016 especies enumeradas. De ahí que los grupos afectados fueran finalmente añadidos a la lista roja de especies en peligro de extinción.

Según la convención de Ramsar, entre los años 1970 y 2015, desaparecieron cerca del 35% de los humedales registrados a lo largo del mundo, lo que incluiría no solo lagos y marismas, sino también ríos o zonas costeras.

Unas áreas que en realidad son el hábitat natural tanto de libélulas como de caballitos del diablo. Y según Bruno Oberle, Director General de la UICN, “al resaltar así la pérdida de libélulas del mundo, la lista roja (...) subraya la urgente necesidad de proteger los humedales y la rica biodiversidad que albergan”.

Oberle advierte además que “estos ecosistemas están desaparecieron tres veces más rápido que los bosques en todo el mundo”. Aunque los humedales, a menudo, pueden parecer hostiles para los humanos, en realidad proporcionan beneficios esenciales.

Humedales y libélulas
Foto: Istock

Por ejemplo, los humedales tienden a almacenar carbono, además de proporcionarnos agua y alimentos limpios. No solo eso, también nos protegen de las inundaciones. Y, además, son el hábitat de una de cada diez especies conocidas a nivel mundial.

Un indicador de salud

Odonata es el nombre científico de los caballitos del diablo y las libélulas. Y es un excelente indicador de salud de los humedales, ya que estas especies son muy sensibles a los cambios que se producen en el medio ambiente, por lo que pueden ser útiles como señal de advertencia sobre lo que está ocurriendo en los humedales repartidos a lo largo de todo el mundo.

No obstante, como consecuencia de la ausencia de datos sobre varias de las especies que han sido evaluadas, sería imposible indicar si están o no en peligro. Pero a los expertos les preocupa que el 40% de las especies puedan, de hecho, estar clasificadas como amenazadas.

En este sentido, se sabe que la situación es particularmente mala en el sureste y sur de Asia, donde se estima que más de una cuarta parte de las libélulas corren peligro, incluidas las víctimas del secado y del desmonte para dar paso a las plantaciones de aceite de palma, cada vez más usuales.

Respecto a América del Norte o Europa, los contaminantes y los pesticidas, y el propio cambio climático en sí, son consideradas como las mayores amenazas para estos insectos. Aunque los expertos señalan que es el cambio climático uno de los factores clave, al provocar sequías que acaban teniendo un efecto devastador en su hábitat.

Hasta ahora, más de 40.000 especies están en peligro de extinción

La conocida como Lista Roja consiste en un documento de referencia de 142.577 especies, tanto de flora como de fauna. Recientemente, ha superado por primera vez la marca de 40.084 especies en peligro de extinción.

Si bien es cierto que algunas de estas especies parecen estar recuperándose, y han sido ubicadas por los especialistas en categorías como “menos expuestas”, un número mayor está, por el contrario, aún más amenazado.

También te puede interesar:
Vídeo de la semana

Continúa leyendo