Las jirafas vuelven a sorprender a los científicos

Según un estudio, el tamaño de los grupos de estos animales no viene determinado por el riesgo de ataque de depredadores.

Hasta el momento, estaba comúnmente aceptada la teoría de que el tamaño de los grupos de animales salvajes es mayor cuando aumenta el riesgo de que estos sean atacados por sus enemigos directos, los depredadores. Esto se debe, básicamente, a que cuantos más miembros conformen el colectivo, más protegidos estarán y tendrán mayor facilidad para detectar y alertar de un peligro. Sin embargo, un nuevo estudio (el primero que investiga esta tendencia grupal) de la Universidad de Bristol (Inglaterra) ha demostrado que esta suposición no era del todo verídica, o por lo menos, no en el caso de las jirafas.

Es estudio se ha basado en observar cómo la forma de agruparse de estos animales difiere del resto en factores como el riesgo de depredación, el tipo de hábitat y las características de los individuos que rondan. El tipo de hábitat tuvo efectos notables sobre el tamaño del conjunto. Sin embargo, el principal cambio se reflejó en el comportamiento de las hembras adultas, que tendían a estar en grupos más pequeños cuando estas estaban en período de procreación y tenían descendencia. Este último dato desmiente otra de las creencias populares por las que se pensaba que las jirafas forman grandes grupos para el cuidado comunitario de sus crías.

La investigadora y estudiante de doctorado Zoe Muller asegura que “estos datos son sorprendentes y reflejan lo poco que sabemos sobre las jirafas, incluso en los aspectos más básicos de la vida. Esta investigación agrega otra pieza importante al rompecabezas de comprender cómo viven las jirafas en la naturaleza.”.

Animales extraordinarios en peligro de extinción

Se estima que las poblaciones de jirafas han disminuido aproximadamente un 40% en las últimas tres décadas. De entre los supervivientes, se piensa que quedan poco menos de 98.000 individuos en libertad. Estas cifras han provocado la incorporación de la especie en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación en la Naturaleza y ha sido catalogada como ‘vulnerables’. Los expertos ven en esto un paso valioso para reconocer la gravedad de su extinción, y comprender las amenazas y los desafíos que enfrentan en la naturaleza.

"Las jirafas son una especie amenazada que sufre un declive constante en África, y esta investigación destaca cómo es en realidad una especie increíblemente incomprendida. Solo podemos gestionar y conservar las poblaciones de jirafas de manera efectiva si comprendemos adecuadamente su comportamiento y ecología, que es lo que apenas estamos comenzando a hacer.”, asegura Muller.

Otra de las ideas populares de la sociedad es que las jirafas abundan en África y por ello, las señalan como un indiscutible icono del continente. Sin embargo, las cifras revelan una realidad bien distinta, pues su declive es progresivo y acelerado.

El siguiente paso en esta investigación es expandir el proyecto a diferentes zonas de África, pues este estudio se ha realizado únicamente en la parte oriental. Según Muller, se necesita más investigación para ver si se observan los mismos efectos en otros grupos de jirafas. Los resultados extraídos se podrían utilizar para comprender cómo la alteración del hábitat y otras variables ambientales y sociales pueden ayudar a la conservación de las poblaciones de esta especie.

 

Referencia: Z.Muller, I.C.Cuthill y S.Harris. "Group sizes of giraffes in Kenya: the influence of habitat, predation and the age and sex of individuals" ZSL Publications (2018). DOI: 10.1111/jzo.12571 

Continúa leyendo