Las 5 plantas más invasoras de España

Cuando se habla de especies invasoras, en general se piensa en animales, pero las plantas también pueden ser invasoras, y en ocasiones, mucho más peligrosas

 

Los medios de comunicación suelen enfocarse en los animales cuando tratan sobre especies invasoras. Las plantas apenas ocupan una de cada diez noticias sobre el tema, a pesar de que representan más del 35% de las especies reguladas por el Ministerio de Transición Ecológica.

Las plantas invasoras son las grandes olvidadas que, si bien pueden provocar impactos graves y de mayor magnitud que muchas especies animales, al actuar con ritmo lento y de forma poco aparatosa, son ignoradas por el grueso de la sociedad.

Hay diferentes formas de abordar el tema de las plantas más invasoras y varios modos de evaluarlo. Podemos tratar de lo extendida que está la especie, de la cantidad de impactos que causa, o de una cuantificación de las capacidades que la hacen invasora.

Si tomamos este último baremo como referencia, algunas especies pueden presentar un comportamiento muy invasor, pero todavía están menos extendidas que otras especies menos invasoras, pero que llevan mucho más tiempo.

Otra manera aún más compleja de evaluar sería el ‘Índice de Prioridad’, desarrollado en 2019, que incluye no solo el potencial invasor de las especies, sino también el nivel de impacto que pueden llegar a causar y el interés que despierta en la población —un indicador directo de la demanda social de la especie—. Si tomásemos en cuenta estos parámetros, la lista de especies sería distinta, sin embargo, este ‘Índice de Prioridad’ solo se ha aplicado a especies de plantas ornamentales, y nunca a especies que ya están reguladas como invasoras.

Para poder incluir cualquier especie invasora —tanto las que están reguladas por el Ministerio como las que no, y tanto las que son de uso ornamental como las que no—, en este listado se empleará el método de evaluación de riesgo de invasión desarrollado en 1999 por un equipo de investigación australiano liderado por el Dr. Pheloung, y adaptado a la flora ibérica mediante las investigaciones lideradas por la Dra. Núria Gassó en 2010.

5. Jacinto de agua

El jacinto de agua
El jacinto de agua

Es una planta acuática de la cuenca del Amazonas. El jacinto de agua (Eichhornia crassipes) ha colonizado el tramo bajo del Guadiana, causando un verdadero desastre ecológico.

Presenta un carácter invasor muy agresivo desde el inicio, colonizando rápidamente todo el entorno que le resulta favorable. Cubre toda la superficie del agua, impidiendo la entrada de la luz al fondo de los humedales y eliminando la vegetación del fondo. Al descomponerse, los niveles de oxígeno del agua caen de forma drástica.

Las poblaciones de jacinto de agua constituyen un medio ideal para la proliferación de los mosquitos, favoreciendo la aparición de enfermedades que afectan tanto a la fauna como a la salud humana. Entre otros impactos socioeconómicos destaca el impedimento al paso de embarcaciones, la reducción de la pesca, el taponamiento de canalizaciones, e incluso el bloqueo de turbinas de las centrales hidroeléctricas.

Para tratar de eliminar la invasión de jacinto de agua se han empleado medios físicos, químicos y biológicos. Sin embargo, cuando la especie está ya muy extendida y asentada, erradicarla se hace imposible, lo máximo que se consigue es controlar su expansión y mitigar sus impactos.

4. Acacia mimosa

La acacia mimosa
La acacia mimosa

Es importante no confundir la llamada acacia mimosa (Acacia dealbata) con la verdadera mimosa (Mimosa pudica). Ambas tienen similitudes, pero las diferencia un rasgo inconfundible: la verdadera mimosa cierra sus hojas al ser golpeada, y la acacia no.

Este árbol, originario de Australia, se introdujo como ornamental, para fijar taludes y para la extracción de tintes, aceites esenciales y goma arábiga. Es una planta invasora muy peligrosa en áreas templadas y subtropicales. Tiene una gran facilidad para germinar y para rebrotar después de un incendio, y su rápido crecimiento la convierte en una excelente competidora, especialmente en zonas perturbadas por incendios o por la deforestación, o en áreas de matorral.

Al ser una especie que no consigue invadir en bosque maduro, la prevención mediante el mantenimiento y la conservación de la cobertura vegetal es una de las mejores formas de evitar su invasión. Eliminar su presencia en parques y jardines es prioritario.

3. Bandera española

La bandera española
La bandera española

El nombre vulgar de este arbusto procedente de toda el área tropical de América, “bandera española” (Lantana camara), viene dado por el color característico de sus flores. En su variedad más común, las que ocupan el centro de la inflorescencia lucen un color amarillo intenso, mientras que las que forman el anillo exterior son de color rojo. No obstante, hoy se encuentran variedades de jardinería con otros colores.

Esta planta resulta muy apreciada en jardinería por la facilidad con la que se cultiva y lo llamativo de sus inflorescencias. Esa facilidad para su cultivo es lo que la convierte en una invasora poderosa. Además de colonizar zonas perturbadas y espacios abiertos, consigue penetrar en los márgenes de los bosques y desplazar a las especies nativas que allí se desarrollan.

A través de las raíces emite sustancias alelopáticas, que son toxinas que se difunden por el suelo y que inhiben el crecimiento de otras plantas. Es venenosa para el ganado, sobre todo para caballos y asnos, y se han reportado casos de intoxicaciones mortales en niños al consumir accidentalmente sus frutos.

A pesar de que esta especie no aparece recogida en el catálogo español de especies exóticas invasoras, es considerada por la UICN como una de las 100 especies invasoras más peligrosas del mundo.

2. Rabogato

El rabogato
El rabogato

Originaria del nordeste de África, el rabogato (Pennisetum setaceum) ha encontrado su lugar óptimo de invasión en el archipiélago canario.

Actualmente está presente en todas las islas, aunque en algunas se ha conseguido erradicar casi por completo.

Se dispersa fácilmente por los márgenes de las carreteras, aprovechando las corrientes de aire que genera el paso de vehículos. En Canarias, esta especie compite fuertemente con la vegetación nativa, hasta llegar a desplazarla.

Esto puede ser realmente problemático en ecosistemas insulares, donde existen muchos endemismos y una elevada sensibilidad a las perturbaciones.

La prevención vuelve a ser prioridad contra esta especie. La eliminación manual debe realizarse cuando la planta no está en floración, y repetirse varias veces al año para que sea efectiva, y eliminar los juveniles que vayan germinando tras las primeras pasadas.

1. Plumero de la Pampa

El plumero de la Pampa
El plumero de la Pampa

El plumero de la Pampa (Cortaderia selloana) es una herbácea procedente de Argentina que se comenzó a plantar como especie ornamental, por el atractivo de sus inflorescencias en forma de plumero blanco brillante. En sus hojas presenta unas diminutas agujas de sílice que la protege del ataque de los herbívoros. Si se maneja con las manos desnudas, puede provocar cortes en la piel.

Es amante de los suelos con gran cantidad de nutrientes, como los bordes de caminos y carreteras y las riberas de los ríos. En este tipo de ambiente encuentra además la gran ventaja del movimiento de personas, animales, vehículos o del agua, que generan corrientes de aire que arrastran las semillas a kilómetros de distancia. Una vez se asienta, forma macollas densas y perennes.

Puede llegar a invadir taludes, riberas, dunas y colas de estuarios.

Es una planta difícil de erradicar. Una vez cortada la parte aérea con motosierra, es necesario arrancar las raíces para evitar el rebrote.La eliminación manual de las macollas debe realizarse con equipos de protección individual que protejan manos, cara y ojos.

Esta operación debe realizarse antes de la floración, pues de lo contrario, remover la planta podría provocar, mediante las sacudidas, que las semillas se desprendan y se liberen al viento.

 

REFERENCIAS:

Bayón, Á. et al. 2019. Horizon scanning to identify invasion risk of ornamental plants marketed in Spain. NeoBiota, 52, 47-86. DOI: 10.3897/neobiota.52.38113

BOE. 2013. Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, por el que se regula el Catálogo español de especies exóticas invasoras. BOE, 185(Sec. I.), 56764-56786.

Gassó, N. et al. 2010. Predicting plant invaders in the Mediterranean through a weed risk assessment system. Biological Invasions, 12(3), 463-476. DOI: 10.1007/s10530-009-9451-2

Pheloung, P. C. et al. 1999. A weed risk assessment model for use as a biosecurity tool evaluating plant introductions. Journal of Environmental Management, 57(4), 239-251. DOI: 10.1006/jema.1999.0297

Sanz Elorza, Mario. et al. (Eds.). 2004. Atlas de las Plantas Alóctonas Invasoras en España. Dirección General para la Biodiversidad.

 

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo