La verdad sobre los caimanes en las alcantarillas de Nueva York

Descubre si es posible que estos reptiles sobrevivan en el subsuelo de la gran ciudad

caiman
iStock

El monstruo bajo la cama, los reptilianos bajo nuestros pies... Dice la leyenda que a finales de los años veinte, un niño neoyorquino cansado de su mascota decidió arrojarla por el retrete y tirar de la cadena. Años más tarde, al trabajar limpiando las alcantarillas de Nueva York se reencontraría con ella, siendo ahora un gigantesco caimán con sed de venganza... ¿Quién no creería la remota posibilidad de que esta terrorífica historia fuera cierta? Hoy en día, entre todo lo hemos visto en la gran pantalla y las noticias chifladas que nos llegan de Estados Unidos, podemos esperar prácticamente de todo.

Según dicen algunos neoyorquinos, preocupados por los rumores, sus alcantarillas están infestadas de caimanes sin dueño que se alimentan de todo lo que se encuentran a su paso, sea basura o ratas. De hecho, el diario The New York Times informa de que es común que el ayuntamiento reciba cartas respecto a la existencia de estos animales bajo el suelo de la gran ciudad.

En la década de 1930 se popularizó la compra de crías de caimán, incluso los vendían en revistas como la Popular Mechanics por el módico precio de 1.5 dólares y las familias adineradas que se iban de vacaciones a Florida, volvían con un pequeño reptil de souvenir. “Era una época en la que los caimanes se criaban para su venta en Nueva York, y podían acabar de dos formas: o escapándose solos o en el retrete de algunos padres infelices”, asegura Michael Miscione, antiguo historiador del distrito de Manhattan. En esa época, una historia similar se contaba sobre la invasión de jabalíes en las alcantarillas de Hampstead, en Londres.

Pero, ¿realmente los caimanes pueden sobrevivir y reproducirse en condiciones insalubres? Como casi siempre, la ciencia tiene la respuesta. Según herpetólogos expertos, la supervivencia de los reptiles en el alcantarillado neoyorquino es imposible, y aún menos su reproducción. Entre otras cosas, por la  toxicidad de las heces humanas y las bajas temperaturas de sus aguas. Además, durante las lluvias torrenciales sería arrastrados por la gran corriente del agua de las tuberías.

Pese a la opinión de los científicos, algunos trabajadores de las alcantarillas aún bajan armados hasta los dientes, por lo que pudiera pasar; e incluso la ciudad tiene el Alligator in the Sewer Day, el día del caimán en las alcantarillas, que es el 9 de febrero. Por último, para rizar el rizo, se cree que estos animales son albinos y de ojos rojos, debido a que al vivir durante tanto tiempo sin luz solar, habrían perdido la vista, el pigmento de la piel y de los ojos, una explicación puramente lamarquista. 

Sin embargo, toda leyenda puede tener parte de verdad. Pese a ser ilegal la compraventa o la tenencia de estos reptiles como mascota, el ayuntamiento reconoce recoger cada año algunos pequeños ejemplares de caimán abandonados por sus propietarios.

 

Referencias: Kilgannon, C. (2020, February 26). The Truth About Alligators in the Sewers of New York. The New York Times. https://www.nytimes.com/2020/02/26/nyregion/alligators-sewers-new-york.html 

Oriol

Oriol Cervera Subirats

Fanático de las curiosidades y apasionado del mundo natural. Escribo y produzco documentales ambientalistas y de vida salvaje, siempre con un toque de humor (¡que para eso estamos!).

Vídeo de la semana

Continúa leyendo