La vaquita marina, una marsopa en estado crítico (Muy Animal)

El cetáceo más pequeño del mundo es endémico del Golfo de California, y la pesca, el cambio climático y los trasvases del río Colorado le están condenando a la extinción.

 

Pocos cetáceos están libres hoy de la amenaza provocada por la actividad humana. La vaquita marina, Phocoena sinus, es una de las especies en situación más crítica.

El cetáceo más pequeño

A pesar de su nombre, la vaquita marina no debe confundirse con las vacas marinas, nombre dado a los manatíes. La vaquita marina pertenece a la familia zoológica de las marsopas o Phocoenidae, que representan a los cetáceos más pequeños conocidos, y cuyos parientes evolutivos más cercanos son las belugas y los narvales. Entre las marsopas, la vaquita marina es la única que habita en aguas cálidas. No suele superar el metro y medio de longitud y apenas alcanza los 50 kilos de peso.

Vaquita marina (CC BY-SA Alfokrads)
Vaquita marina (CC BY-SA Alfokrads)

¿Cómo vive la vaquita marina?

La vaquita marina vive cerca de la costa en el Golfo de California, México. No suele alejarse más allá de los 30 kilómetros del litoral. Habita zonas poco profundas, de no más de 50 metros.

Lo habitual es que nade en solitario o en pequeños grupos de dos o tres individuos, aunque se han llegado a observar agrupaciones de hasta 10 individuos.

Vive en aguas turbias, que ellas mismas provocan removiendo los limos del fondo. En esas condiciones, aprovechan su sentido de ecolocalización muy desarrollado, para moverse sin obstáculos y cazar sus presas, principalmente peces, crustáceos y calamares.

De carácter tranquilo, nadan despacio aunque son capaces de sumergirse a gran velocidad para desaparecer de la superficie. Pasan la mayor parte del tiempo totalmente sumergidas, y la mayoría solo sube a la superficie a respirar. Suelen, además, evitar las embarcaciones.

En peligro crítico

Las vaquitas marinas son endémicas del cuarto norte del Golfo de California, en México, extendiéndose por un territorio menor de 2000 kilómetros cuadrados —algunas estimaciones indican una ocupación total de menos de 300.

La principal amenaza que enfrentan las vaquitas es la pesca. Solo durante el año 1993, se estima que fueron capturadas hasta el 15 % de todas las que existían en aquel momento. Desde 1997, la regulación de la pesca en el Golfo de California se ha ido endureciendo, con actualizaciones reiteradas, orientadas a la protección de estos pequeños cetáceos. Las últimas regulaciones fueron promulgadas en julio de 2021. Pero a pesar de todas ellas, se sigue pescando en la zona y las redes de pesca siguen siendo, aún hoy, el mayor impacto que sufren estos animales. 

Dos vaquitas marinas nadando en el Golfo de California (CC BY-SA Alfokrads)
Dos vaquitas marinas nadando en el Golfo de California (CC BY-SA Alfokrads)

Otro impacto al que están expuestas las vaquitas marinas es el cambio ecológico sufrido en el entorno del Golfo de California a raíz de la drástica reducción del caudal del río Colorado.

El caudal medio histórico de este río rondaba los 20 700 millones de metros cúbicos al año, y con el agua, todos los nutrientes que el río depositaba en el golfo. Sin embargo, la gran cantidad de embalses, presas y trasvases de agua —que alimentaron a ciudades como Las Vegas, Phoenix o San Diego—, sumada al cambio climático antropogénico, que ha incrementado la aridez de su cuenca, han reducido ese aporte de forma muy significativa. A finales del siglo XX, el caudal anual medio apenas superaba los 5 000 millones de metros cúbicos, y actualmente se estima que es mucho menor.

La pérdida de flujo de un gran río implica, de forma directa, un cambio en la cantidad de nutrientes disponibles, una alteración en los procesos de sedimentación, y una modificación en la salinidad del agua. Todo ello desemboca en cambios ecológicos graves, que pueden ser fatales para especies sensibles, como la vaquita marina.

Otro problema al que se enfrenta la especie es la endogamia. De hecho, el análisis del genoma completo de la vaquita marina reveló que la baja diversidad genética no solo se debe a su extrema escasez de población actual, sino a que la única población conocida cuenta con menos de 5000 individuos desde hace 300 000 años.

Todos estos impactos han llevado a esta pequeña marsopa a convertirse en el cetáceo más amenazado del mundo. En 1997 se estimaba una población de unos 567 individuos. Once años después, había caído hasta 245. En 2015 se había reducido aún más, con solo 59 animales vivos.

Las últimas evaluaciones realizadas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) en marzo de 2022, estiman su población en apenas 18 individuos. En pocas especies se encuentran motivos tan fuertes para catalogarlas como especies en peligro crítico de extinción.

Referencias:

Jaramillo-Legorreta, A. M. et al. 1999. A new abundance estimate for vaquitas: First step for recovery. Marine Mammal Science, 15(4), 957-973. DOI: 10.1111/j.1748-7692.1999.tb00872.x

Pazos, N. E. R. et al. 2011. Análisis de modificaciones del caudal en el río colorado debido al cambio climático, y repercusiones en el Valle de Mexicali. XV Congreso Internacional de Ingeniería de Proyectos, 15.

Taylor, B. et al. 2022. Phocoena sinus. IUCN Red List of Threatened Species.

Taylor, B. L. et al. 2017. Extinction is Imminent for Mexico’s Endemic Porpoise Unless Fishery Bycatch is Eliminated: Mexican porpoise near extinction via gillnets. Conservation Letters, 10(5), 588-595. DOI: 10.1111/conl.12331

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo