La rana dardo dorada, el veneno más mortífero del reino animal (Muy Animal)

Más potente que el veneno de cualquier otro animal, la mucosidad de un solo ejemplar de rana dardo dorada podría llegar a matar a veinte personas.

 

Asociamos animales venenosos con serpientes, medusas o ciertos grupos de insectos o arácnidos. La producción de veneno es un fenómeno frecuente en el reino animal; peces, pulpos, caracoles cono, ciempiés, e incluso algunas aves de Nueva Guinea, Australia e Indonesia y al menos una especie conocida de lagarto —el monstruo de Gila (Heoderma suspectum) pueden producir veneno.

En esta larga lista, los anfibios tienen un lugar especial porque no emplean su veneno como mecanismo de ataque, sino como sistema de defensa, para evitar ser comidos. En muchos casos, como sucede con algunas especies de sapos, la toxina es muy leve, y solo provoca un sabor desagradable y quizá una reacción leve en el organismo que intenta devorarlo.

Pero hay una familia de ranas procedentes de Centro y Sudamérica, que destaca por sus colores vibrantes y su potente veneno dispuesto en la superficie de su piel: los Dendrobatidae. Y de entre las 203 especies conocidas, Phyllobates terribilis, la rana dardo dorada, hace honor a su epíteto específico.

La rana dardo dorada

La rana dardo dorada es un pequeño anfibio que no supera los 5 centímetros de longitud. A pesar de su pequeño tamaño, es uno de los dendrobátidos más grandes, y de los más fáciles de encontrar.

Rana dardo dorada
Rana dardo dorada

Vive en la selva tropical adyacente a la costa pacífica de Colombia, y actualmente su población está en serio decrecimiento, convirtiéndola en una especie amenazada; así está clasificada por la UICN. La mayor parte de los ejemplares están distribuidos por una área protegida llamada Reserva Rana Terribilis. Desde 1985 la legislación colombiana prohíbe expresamente la extracción de ejemplares de P. terribilis del medio silvestre.

A pesar de su evidente peligrosidad, la especie tiene gran presencia en el comercio internacional. No obstante, se cree que la mayoría de los ejemplares procede de la cría en cautividad, y se estima que la cantidad de ranas dardo doradas capturadas en la naturaleza con fines comerciales es muy escasa. Las mayores amenazas a las que se enfrenta son la pérdida de hábitat debido a la deforestación —sea por actividades mineras, tala indiscriminada o el cambio de uso del suelo para cultivo— y la contaminación, especialmente la que procede de la agricultura.

El veneno animal más mortífero

La principal toxina que produce la rana dardo dorada es la batracotoxina, un alcaloide soluble en grasas, que producen la mayoría de las ranas dendrobátidas, y algunas especies de aves; pero P. terribilis lo hace en la mayor concentración de toxina que se puede encontrar. Una sola rana puede contener hasta 1,9mg de toxina, lo suficiente para matar a 45 000 ratones. Aunque no existen estudios para toxicidad humana, se estima que esa cantidad sería suficiente para matar a entre 10 y 20 personas.

Estructura en 3D de la batracotoxina (PubChem)
Estructura en 3D de la batracotoxina (PubChem)

Se trata de una neurotoxina, es decir, de un veneno que actúa a nivel nervioso. Se describe como un antagonista de los canales de iones de sodio –las proteínas que permiten el paso de estos iones a través de la membrana celular de las neuronas–. Estos canales de sodio son, en última instancia, los responsables de la generación del potencial de acción que se propaga a lo largo de las neuronas, y causa el impulso nervioso.

La batracotoxina induce a la despolarización irreversible de nervios y músculos, lo que conduce a parálisis, fibrilación del músculo cardiaco, y finalmente, insuficiencia cardiaca.

Las mismas ranas son, sin embargo, inmunes a este efecto tóxico —aunque no lo son a otras toxinas de acción muy similar, como la veratridina, presente en plantas como la cebadilla—.

Utilizando la batracotoxina

Se ha propuesto el uso de la batracotoxina como herramienta bioquímica para el estudio de los canales de sodio. También se ha empleado como droga para examinar la influencia nerviosa sobre distintos tejidos. Se ha utilizado ampliamente en estudios farmacológicos, siempre en modelos animales, aunque se evita su uso en ensayos clínicos debido a su elevada toxicidad. No se descarta su posible uso en el futuro como analgésico en forma de ungüento, adecuadamente preparado, dosificado y, tal vez, encapsulado, de tal modo que llegue al tejido diana sin afectar al resto del sistema nervioso. Pero será necesario mucho trabajo científico previo.

Cazador Emberá preparando sus dardos de cerbatana con el veneno de una rana dardo dorada (Myers et al., 1978)
Cazador Emberá preparando sus dardos de cerbatana con el veneno de una rana dardo dorada (Myers et al., 1978)

Sin embargo, hay otro uso de la batracotoxina que se lleva siglos desarrollando. Los pueblos indígenas Emberá, del oeste de Colombia, han empleado el veneno de las ranas del género Phyllobates para envenenar sus dardos de cerbatana, con los que cazan animales. Para ello, los cazadores deben tener la máxima precaución de no tocar la rana con la piel desnuda, y menos aún si tienen alguna herida —sería la causa de un accidente mortal—. Cazan varias ranas que guardan en un cesto; cuando las necesitan, dejan salir a una, y la sujetan contra el suelo, con ayuda de un palo que retienen con el pie. Acarician entonces la piel del animal con la punta de los dardos para impregnarlos de veneno, y los dejan secar al aire antes de guardarlos, listos para ser usados.

Referencias:

Carpenter, A. I. et al. 2014. A review of the international trade in amphibians: the types, levels and dynamics of trade in CITES-listed species. Oryx, 48(4), 565-574. DOI: 10.1017/S0030605312001627

Daly, J. W. et al. 1980. Levels of Batrachotoxin and Lack of Sensitivity to Its Action in Poison-Dart Frogs ( Phyllobates ). Science, 208(4450), 1383-1385. DOI: 10.1126/science.6246586

IUCN. 2016. Phyllobates terribilis (e. T55264A85887889) [Data set]. International Union for Conservation of Nature. DOI: 10.2305/IUCN.UK.2017-3.RLTS.T55264A85887889.en

Myers, C. W. et al. 1978. A dangerously toxic new frog (Phyllobates) used by Emberá Indians of western Colombia, with discussion of blowgun fabrication and dart poisoning. Bulletin of the AMNH ; v. 161, article 2.

National Center for Biotechnology Information. 2022. PubChem Compound Summary for CID 6324647, Batrachotoxin.

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo