La ola más gigantesca que se conoce

Una boya automática situada en el Océano Atlántico Norte registró la colosal ola.

Este fenómeno se debió a un frente frío muy fuerte, que produjo vientos de hasta 43.8 nudos (81.1 km / h) en la zona. Esas condiciones meteorológicas hicieron que la ola de 2013 superara al récord anterior de diciembre de 2007, medido en 18,275 metros, también ocurrido en el Atlántico Norte.

 

Lo cierto es que estas monstruosas olas son bastante frecuentes en el Atlántico Norte debido a los patrones de circulación del viento y la presión atmosférica en el invierno del hemisferio norte, que pueden producir intensas tormentas tropicales a veces descritas como "bombas meteorológicas".


Estas bombas tienden a ir hacia los tramos superiores del Atlántico Norte, extendiéndose desde el este de la costa canadiense hasta las aguas al sur de Islandia, y bordear por la costa oeste del Reino Unido.

 

Dado que esta parte del Atlántico acoge varias rutas marítimas comerciales, las mediciones de las boyas siguen siendo cruciales para el seguimiento de la actividad de las olas.

 

Aunque existen mediciones tomadas desde barcos, estas no proporcionan la misma exactitud y precisión que los datos basados en boyas. Así, en cuanto a las olas reconocidas por la OMM, los registros se pueden ver en el Archivo Mundial de Clima y Clima Mundial de la OMM que detalla todo tipo de valores atípicos meteorológicos en temperaturas, lluvias, granizo o relámpagos. Es el Guinness World Records de las olas.

 

La ola de 19 metros fue registrada aquí.

 

Etiquetas: curiosidadesnaturaleza

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar