La deforestación y el cambio climático serían una amenaza para el trabajo al aire libre, según estudio

En varias regiones tropicales, la deforestación y el cambio climático han originado un aumento de las temperaturas, lo que haría que trabajar al aire libre se acabe volviendo más peligroso para millones de trabajadores.

Los expertos lo tienen bastante claro: la deforestación tiene un doble efecto negativo sobre el cambio climático. Cuando se tala un bosque, ya no puede extraer dióxido de carbono de la atmósfera. Además, los suelos liberan la datación por carbono en un promedio de 1.500 años.

De acuerdo a un estudio publicado en 2019, la deforestación en los trópicos provoca más emisiones de CO2 de lo que se pensaba en un primer momento, porque también se libera del suelo carbono que se ha ido acumulando durante cientos de años.

En esos momentos, los investigadores descubrieron que el suelo liberaba mucho carbono en aquellas áreas donde se habían talado muchos árboles. De ahí ese doble efecto negativo: primero, el árbol que convierte el CO2 en oxígeno desaparece; en segundo lugar, el suelo libera carbono cuando el uso de la tierra cambia de forestal a agrícola.

Recientemente, hemos conocido otro estudio publicado en la revista One Earth, según la cual la deforestación y el cambio climático han provocado un aumento de las temperaturas en diferentes regiones tropicales, lo que haría que trabajar al aire libre en estas zonas se vuelva más peligroso para muchos trabajadores.

Los científicos encontraron que, entre 2003 y 2018, alrededor de 4,9 millones de personas perdieron al menos media hora diaria de condiciones de trabajo a una temperatura considerada segura, debido a que los trópicos ya se encuentran a punto de ser demasiado cálidos y húmedos como para trabajar al aire libre de forma segura.

Según esta investigación, la deforestación podría convertir estas regiones en entornos laborales aún más peligrosos. De hecho, estimaron que 91.000 personas perdieron más de dos horas de temperaturas de trabajo consideradas como seguras por día, en su gran mayoría en Asia.

Deforestación y aumento de la temperatura local

Es cierto que el vínculo existente entre la deforestación y el aumento de la temperatura local ya se ha demostrado. Y es que los árboles, que bloquean la luz solar, proporcionan sombra, enfriando el aire a partir de la evapotranspiración. Dicho de otra forma, transportan agua del suelo y la evaporan de la superficie de sus hojas.

Pero como explican los autores del estudio, “hasta ahora, muchos argumentos a favor de salvar los bosques tropicales se han basado en la biodiversidad o en la lucha contra el cambio climático”. De ahí que esperan que “la información adicional proporcionada por este estudio sobre la relación entre la salud de los bosques locales y la salud humana se tome en cuenta al comparar los costos y beneficios de la deforestación”.

Deforestación y trabajos al aire libre
Foto: Istock

Concretamente, durante el período de estudio, los científicos encontraron que el aumento de temperatura como consecuencia de la deforestación fue mucho mayor que el causado por el cambio climático reciente.

Para llegar a esa conclusión, se centraron en los estados brasileños de Mato Grosso y Para, en la frontera del Amazonas, que han sufrido una deforestación muy grande durante las últimas dos décadas.

Descubrieron que, en casi el 60% de las áreas deforestadas recientemente, la temperatura había aumentado en más de 2 ºC. Mientras que el 47% de estas áreas perdieron el equivalente a más de media hora por día de temperaturas de trabajo seguras, en comparación con solo el 4% de las áreas que mantuvieron su cubierta forestal.

Sorprendentemente, durante el período de estudio (entre 2003 y 2018), el equipo de científicos calculó que 1,22 millones de kilómetros cuadrados de selva tropical habían sido destruidos o degradados.

Christian Pérez

Christian Pérez

Colaborador de Muy Interesante, especializado en divulgación científica y sanitaria, tecnología y verificación de hechos (fact-checking).

Continúa leyendo