Jane Goodall envía un mensaje de esperanza desde el confinamiento

La primatóloga, que acaba de cumplir 86 años, se encuentra en su casa cumpliendo con las medidas recomendadas de aislamiento social.

 

Este fue el mensaje enviado por la primatóloga Jane Goodall a mediados de marzo, unos días antes de cumplir 86 años. Goodall ha decidido seguir las recomendaciones médicas y permanecer en aislamiento en su casa en el Reino Unido, después de que todos los eventos de su gira por Norteamérica hayan sido cancelados. En su mensaje la carismática conservacionista muestra todo su apoyo a las personas afectadas por la COVID-19, así como a aquellos que han perdido sus empleos a causa de la crisis económica desatada. Goodall ha reconocido las medidas de aislamiento social como una herramienta clave, no solo para protegernos a nosotros mismos, sino a todos nuestros conciudadanos.

En defensa de la fauna silvestre

Esta pandemia ha reanudado las discusiones sobre el peligro de cazar y traficar con animales salvajes, ha recordado la primatóloga, que ha hecho hincapié en como el nuevo coronavirus ha cruzado la barrera entre especies, como ya lo hicieron anteriormente otros virus como el SARS o el VIH. En otro mensaje publicado unos días antes, Goodall expresaba así la relación entre el maltrato a la fauna y la crisis desatada: “Espero y rezo para que termine la pesadilla que sufren los animales salvajes que son capturados y mantenidos en terribles condiciones para servir de alimento, o porque algunas personas piensan que sus órganos tienen poder curativo o les van a dar fuerza y virilidad”, decía la primatóloga. “Porque los animales, murciélagos, pangolines, monos, rinocerontes, etc., todos tienen sentimientos como nosotros, también sienten el dolor, el miedo, la soledad o la desesperación. Estamos destrozando los lugares en los que viven los animales alrededor de todo el planeta para conseguir materiales para construir nuestras casas y nuestras ciudades, y para hacer nuestras vidas más cómodas. Y, como resultado, hemos desencadenado una crisis climática, muchas especies de animales y plantas están en peligro de extinción, y nuestra relación con los animales salvajes que se venden en los mercados o que se usan por entretenimiento ha desatado la miseria y el terror de los nuevos virus. Son virus que existen en los animales sin dañarlos, pero que mutan en otras formas para infectarnos con nuevas enfermedades como el ébola, el SARS, el MERS y, ahora, el coronavirus”.

Goodall ha celebrado la prohibición estricta del gobierno de China para la explotación y venta de animales silvestres para el consumo en toda China, y espera que estas medidas sirvan de ejemplo a otros países y se apliquen en otros casos como el del tráfico de cuernos de rinocerontes o de marfil de elefantes.

Jane Goodall ha terminado enviando un mensaje de esperanza, recordando el comportamiento y las historias de solidaridad, de personas que están cuidando a los enfermos, donando mascarillas o llevando comida a quienes no pueden salir de sus hogares. “Usemos el regalo de nuestras vidas para hacer de este mundo un lugar mejor, especialmente en estos momentos. Juntos lograremos salir adelante en este momento tan difícil, y ojalá hayamos aprendido lo que de verdad importa en la vida: la familia, la amistad, el amor y sobre todo, nuestra salud”.

El día de su cumpleaños, el 3 de abril, la conservacionista publicó otro mensaje de agradecimiento por las felicitaciones recibidas en “este momento tan surreal en el que todo estamos encerrados en casa”.

Victoria González

Victoria González

Bióloga de bota. Tengo los pies en la tierra y la cabeza llena de pájaros. De mayor quiero ser periodista.

Continúa leyendo