Hasta las partes más profundas y frías del océano se están calentando

El calentamiento global está comenzando a penetrar incluso en las partes más profundas de nuestros océanos...

oceano-calentando
iStock

El planeta se ha estado calentando en los últimos tiempos y, a pesar de que la superficie de nuestros océanos ha absorbido gran parte del exceso de temperatura en la atmósfera, inducido por el hombre (recordemos que aproximadamente el 90% del calor absorbido por la Tierra va a los océanos), a medida que circula el agua de mar, un cambio preocupante se está abriendo camino lentamente... hacia las profundidades. Y aunque se calienten lentamente, el calor hace que las moléculas de agua se expandan, contribuyendo al aumento del nivel del mar. Además, también intensifica los huracanes.

Los científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU. (NOAA) han detectado una tendencia al calentamiento en algunas de las partes más profundas y más frías del océano Atlántico sur. Al analizar diez años de registros de temperatura en la cuenca argentina de 2009 a 2019, los expertos han descubierto que los cuatro sitios se calentaron entre 0,02 y 0,04 grados Celsius dependiendo de la profundidad (la menor profundidad medida fue de 1.360 metros y la más profunda a 4.757 metros).

 

El lecho marino se calienta


Los registros de temperatura de los dos puntos más profundos revelaron una clara tendencia de calentamiento durante esa década. Las aguas a 4.540 metros por debajo de la superficie se calentaron de un promedio de 0,209 ° C a 0,234 ° C, mientras que las aguas a 4.757 metros de profundidad pasaron de aproximadamente 0,232 ° C a 0,248 ° C. Aunque como vemos es mucho más débil que en la parte superior del océano, sigue señalando que dado que el agua cálida sube, es necesario mucho calor para generar incluso pequeño incremento de calentamiento tan profundo.

Ese calentamiento registrado puede ser una consecuencia del cambio climático impulsado por los seres humanos, que ha aumentado las temperaturas del océano cerca de la superficie, pero no está claro realmente, porque se sabe muy poco sobre las partes más profundas y oscuras del océano.

“El océano profundo, por debajo de unos 2.000 metros, es complicado de observar”, dice Chris Meinen, oceanógrafo de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos en Miami. Las profundidades marinas son tan difíciles de alcanzar que la temperatura en cualquier lugar de investigación se suele tomar una sola vez cada 10 años. Sin embargo, el equipo de Meinen midió las temperaturas por hora de 2009 a 2019 utilizando sensores del fondo marino en cuatro puntos de la Cuenca Argentina, frente a la costa de Uruguay con estos resultados.

Es decir, el calentamiento global se puede detectar ya incluso desde el fondo del océano.

“En años pasados, todo el mundo solía asumir que el océano profundo estaba inactivo. Que no había cambios ”, aclara Meinen. "Pero cada vez que miramos, encontramos que el océano es más complejo de lo que pensamos".


Cómo afecta esto exactamente a los ecosistemas o al clima no esta claro aún, pero no es precisamente una buena noticia.


"Espero que esto conduzca a un nuevo análisis de varios de estos conjuntos de datos históricos para intentar ver qué podemos decir sobre la variabilidad de la temperatura del océano profundo", concluye el experto.

 

Referencia: C.S. Meinen et al. Observed ocean bottom temperature variability at four sites in the northwestern Argentine Basin: Evidence of decadal deep/abyssal warming amidst hourly to interannual variability during 2009–2019. Geophysical Research Letters. Vol. 47, September 28, 2020. doi: 10.1029/2020GL089093.

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo