Hallan el primer organismo que produce clorofila sin realizar la fotosíntesis

El descubrimiento podría dar pistas acerca de cómo proteger los arrecifes de coral del planeta.

Por primera vez en la historia, un equipo de científicos de la Universidad de British Columbia (EE. UU.) ha encontrado un organismo que puede producir clorofila pero que no realiza la fotosíntesis.


Este peculiar ser vivo se denomina
"corallicolid" porque se encuentra en el 70% de los corales de todo el mundo y puede proporcionar pistas sobre cómo proteger los arrecifes de coral en el futuro, algo que, por desgracia, parece haberse convertido en un asunto vital.

 

 

Es curioso, pero no se había localizado hasta ahora



"Este es el segundo cohabitante de coral más abundante en el planeta y no se ha visto hasta ahora", dice Patrick Keeling, botánico de la Universidad de British Columbia e investigador principal que supervisa el estudio que recoge la revista
Nature. "Este organismo plantea preguntas bioquímicas completamente nuevas. Parece un parásito, y definitivamente no es fotosintético. Pero aún produce clorofila".

¿Para qué sirve la clorofila?


La clorofila es el pigmento verde que se encuentra en las plantas y las algas que les permite absorber la energía de la luz solar durante la fotosíntesis.
¿Cómo es que este organismo puede producir clorofila sin participar en la fotosíntesis?

 

"Tener clorofila sin fotosíntesis es en realidad muy peligroso porque la clorofila es muy buena para capturar energía, pero sin la fotosíntesis para liberar la energía lentamente es como vivir con una bomba en tus células", comenta Keeling.

Los corallicolid viven en la cavidad gástrica de una gran variedad de corales responsables de la construcción de arrecifes, así como de corales de hongos, anémonas, corales de abanico... Se encuentran dentro del grupo de especies de los
apicomplejos, esto es, un gran grupo de parásitos que tienen un compartimento celular llamado plastidio, que es la parte de las células de las plantas y las algas donde se realiza la fotosíntesis. El apicomplejo más famoso es el parásito responsable de la malaria, el esporozoíto.

 

Ya hace más de una década, los científicos descubrieron algas fotosintéticas relacionadas con apicomplejos en corales sanos, lo que indica que podrían haber evolucionado a partir de organismos benignos de fotosíntesis adheridos a los corales antes de convertirse en los parásitos que conocemos en la actualidad.

"No sabemos por qué estos organismos se aferran a estos genes de la fotosíntesis. Aquí se está generando una biología novedosa, algo que no hemos visto antes", aclara Waldan Kwong, líder del trabajo.

 

Aunque los expertos han descubierto que conviven varios apicomplejos en los arrecifes de coral del planeta, son precisamente los corallicolid los más comunes -que no se habían investigado antes-. Lo curioso de este organismo es que no solo tiene un plástido, sino que posee los cuatro genes de plástido utilizados en la producción de clorofila. Habrá que indagar más en este curioso individuo para comprender mejor el hábitat del coral y, por supuesto, encontrar la forma de preservarlos mucho mejor.

 

Recordemos que los corales son muy sensibles a los cambios de temperatura en el agua, en el mar, y viven en una simbiosis con unas algas microscópicas que viven dentro de ellos y les dan energía. Debido al aumento de las temperaturas en los océanos, la situación es grave, pues el último informe del IPCC presentado en octubre del año pasado estimó que, incluso con acciones contundentes para estabilizar el calentamiento global a 1,5°C por encima de los niveles preindustriales, de aquí al año 2050 habremos perdido del 70% al 90% de los arrecifes de coral.

 

Referencia: A widespread coral-infecting apicomplexan with chlorophyll biosynthesis genes. Waldan K. Kwong, Javier del Campo, Varsha Mathur, Mark J. A. Vermeij & Patrick J. Keeling. Nature volume 568, pages103–107 (2019) DOI: https://doi.org/10.1038/s41586-019-1072-z

 

Crédito imagen: Patrick Keeling Lab, UBC.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo