Graban imágenes espectaculares de 64 000 tortugas marinas a vista de dron

Isla Raine, un paraíso situado al norte de la Gran Barrera de Coral, alberga la mayor colonia de tortugas verdes del mundo. Pero este santuario no es inmune a los cambios que se están produciendo en el planeta.

 

En el extremo norte de la Gran Barrera de Coral, a unos 620 kilómetros de la ciudad más cercana (Cairns, Australia), se encuentra isla Raine, un cayo de coral con tan solo 21 hectáreas de superficie, pero con importantes valores ambientales y culturales. Toda la isla es un Parque Nacional protegido con fines científicos y no es accesible al público general. En este santuario marino se encuentra la mayor población de tortuga verde (Chelonia mydas) del mundo que, a pesar de vivir en este paraíso, no es inmune a los cambios que se están produciendo en el paisaje y en el clima. Esta población, al igual que la de otras especies que habitan en la Gran Barrera de Coral, está en declive y sufre numerosas amenazas.

El Raine Island Recovery Project es una iniciativa del Gobierno de Queensland y en la que participa la Fundación Gran Barrera de Coral que lleva a cabo numerosas iniciativas de conservación en la isla Raine. Uno de los muchos retos para los investigadores que monitorean la evolución de las poblaciones de tortugas radica en conseguir estimaciones fiables del número de individuos. No es tarea fácil, ya que hablamos de miles de tortugas muy difíciles de contar desde una embarcación. Por eso, el grupo ha encontrado en la tecnología su mejor aliada: en diciembre de 2019, los científicos publicaron un artículo en la revista PLOS ONE en la que explicaban cómo el uso de vehículos aéreos no tripulados ( drones), es una herramienta muy eficaz para hacer estimaciones precisas del número de tortugas hembra que anidan en las playas de isla Raine. “La investigación combina ciencia y tecnología para contar de forma más efectiva a esta especie en peligro de extinción”, explica Anna Marsden, gerente de la Fundación Gran Barrera de Coral.

Así, hace pocos días la organización publicaba unas extraordinarias imágenes que muestran decenas de miles de tortugas verdes: “Gracias a nuestros ‘ojos en el cielo’, ¡hemos contado más de 64 000 tortugas verdes alrededor de isla Raine durante esta temporada de anidación!”, explicaban en una publicación en la red social Instagram. “Estamos en el área de anidación de tortugas verdes más grande del mundo y estamos restaurando este ecosistema insustituible para las generaciones futuras”.

 

Proteger y restaurar el hábitat

"Raine Island es el sitio de anidación de tortugas verdes más grande del mundo y es por eso que estamos trabajando con nuestros socios del proyecto para proteger y restaurar el hábitat crítico de la isla”, explica Marsden.

Y es que, a pesar de las grandes aglomeraciones de tortugas, en los últimos años la reproducción de las mismas no está funcionando bien. Los investigadores descubrieron que muchas tortugas se caían por el acantilado, quedaban atrapadas en la arena, sus nidos se inundaban con los cambios en el régimen de mareas, y se ven afectadas por el ascenso de temperaturas experimentado en los últimos años.

"Estamos tomando medidas para mejorar y reconstruir las playas de anidación de la isla y construir cercas para evitar la muerte de las tortugas, trabajando para fortalecer la resistencia de la isla y garantizar la supervivencia de nuestras tortugas verdes del norte y muchas otras especies", concluye la experta.

Continúa leyendo