Graban a unos gorilas salvajes cantando y tirándose pedos

Es la primera vez en la historia que se consigue capturar este tipo de comportamiento en su entorno natural.

gorilas-salvajes
iStock

Gracias al uso de unos innovadores animatrónicos con forma de gorila bastante realistas, hemos podido contemplar la rutina diaria de los gorilas, incluida su sonata particular mientras disfrutan de la comida y las posteriores flatulencias por la ingesta de gran cantidad de comida.

El vídeo forma parte de la miniserie de BBC-PBS Spy in the Wild 2 que se emitió a finales de abril. A lo largo de la producción, los cineastas de John Downer Productions desarrollaron un proceso complejo que emplea robots realistas hechos para parecerse a animales salvajes. Docenas de estos robots espía fueron "encubiertos en el mundo animal" para capturar un comportamiento animal único de cerca y personal. Spy gorilla es una de las "estrellas del espectáculo".

“En primer lugar, tenemos que determinar qué animales espías serían los mejores para filmar al animal, de ahí que colocáramos un bebé gorila ” (para que no se sintieran amenazados), explicó el cineasta Matt Gordon en su blog.

El resultado fue una colaboración entre productores, que también son biólogos y zoólogos, para hacer que las criaturas fuesen lo más realistas posible, de ahí que sea capaz de abrir, cerrar los ojos e incluso desviar la mirada.

Este pequeño robot "fue testigo de algunos de los momentos más íntimos de la familia, descubriendo a los gorilas de montaña grabados por primera vez cantando ante la cámara, lo que ofrece un punto de vista interesante sobre la evolución del lenguaje y la comunicación vocal, especialmente la nuestra.

Y claro, teniendo en cuenta que estos grandes simios ingieren unos 18 kgs de plantas al día, las flatulencias se suceden de forma “semi-permanente”.

 

Para muestra, un botón:

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo