Fruta y verdura de noviembre, según la ciencia

Consumir frutas y verduras de temporada es una forma de contribuir a la reducción de gases de efecto invernadero. Estas son las opciones óptimas para noviembre.

Está claro que la máxima responsabilidad en la toma de acciones para mitigar en lo posible el cambio climático no está en los ciudadanos, sino en los gobiernos y en las grandes empresas, que son, al fin y al cabo, las que emiten más gases de efecto invernadero. Pero el ciudadano de a pie sí puede aportar su granito de arena y una de las mejores formas cotidianas, es optar por comer frutas y verduras de proximidad y de temporada.

Al seleccionar productos de proximidad, no solo evitamos las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por su transporte y su conservación, además, evitamos la posible entrada de especies exóticas invasoras que utilicen la fruta y la verdura, o los medios de transporte, como vector de entrada. Por otro lado, la fruta y verdura de temporada reduce, en la medida de lo posible, los impactos ambientales de la agricultura.

Aguacate

En noviembre comienza la temporada del aguacate en España

La fruta de noviembre

Los cítricos son los más valorados en otoño. A la llegada temprana de la mandarina y el pomelo en octubre, que aún duran en noviembre, se suman la naranja, la lima y el limón. Los kiwis, que ya entraron en octubre, se quedarán durante todo el otoño y el invierno.

Aún nos llegan los últimos caquis, chirimoyas, peras, manzanas y uvas. También en noviembre termina la temporada de granada y mango. Es posible que, a principios de mes, podamos conseguir aún algunas calabazas y empezará la campaña del aguacate.

Aunque tenemos algunas frutas durante todo el año, como el calabacín, la berenjena, el pimiento o el tomate, su temporada óptima es el verano, y los que llegan en noviembre se producen generalmente en invernadero. 

Respecto al plátano, la mayor parte de lo que se consume en España viene de Canarias, donde se produce a lo largo de todo el año. En la península, por tanto, no podemos decir que es precisamente de proximidad, siempre es una opción preferible a la que procede de otro hemisferio.

La verdura de noviembre

Las verduras de hoja están ampliamente presentes en este mes. Aparte de la lechuga y la acelga, que se pueden cultivar casi todo el año, aún se mantiene la época de la espinaca, la col, el brócoli, la endivia y la escarola, y comienza la de la coliflor. La alcachofa tiene dos períodos óptimos, y el mes de noviembre es uno de ellos. A finales de mes, podemos empezar a disfrutar del apio. Y no nos olvidemos del cardo, una excelente verdura poco conocida, que ahora mismo está en su momento óptimo. 

El ajo nunca falla: gracias a su fácil conservación, podemos disfrutarlo todo el año. De sus primos cercanos, la cebolla sale ya de temporada, pero aún se mantiene el puerro, que seguirá presente el resto del otoño y el invierno. 

De las verduras que crecen bajo tierra, la remolacha, la zanahoria, el rábano y el nabo son magníficas opciones que se siguen produciendo en el mes de noviembre. Comienza también la temporada del boniato. Y aún estamos a tiempo de disfrutar de los últimos champiñones de la temporada.

Boniato

El boniato es una excelente verdura de temporada

Un calendario cambiante

Es importante tener en cuenta que las temporadas pueden cambiar de año en año, más aún en este escenario de cambio global. La fruta y verdura que hoy son de temporada en noviembre pueden no serlo dentro de unos años.

Además, la tierra no es un reloj suizo, y la meteorología es una entidad variable de año a año. Unas condiciones meteorológicas particulares en una zona concreta pueden adelantar o retrasar la llegada de algunas frutas, aumentando, alterando o reduciendo su período óptimo de fructificación. Hay años ‘buenos’ y años ‘malos’ para diversas frutas. 

Esta guía, de actualización mensual, se basa en datos promedio obtenidos de diversas fuentes, que arrojan resultados diferentes dependiendo de la metodología para la obtención de sus datos. No es lo mismo una entidad que establece su calendario en función del momento óptimo de maduración, que otra que expone cuando esos productos están disponibles en el mercado: tal y como sucede con ciertos productos —como el tomate—, disponibles para la venta sin ser importados y sin estar en su temporada óptima, porque se cultivan en grandes invernaderos que mantienen artificialmente las condiciones óptimas para su cultivo. 

Dadas todas estas variables, y especialmente, la posible variación de año a año en la disponibilidad de productos por la variación de las condiciones meteorológicas, este artículo solo pretende ser guía orientativa, en ningún caso expresa un conocimiento absoluto, invariable o extrapolable a todos los años.

Referencias:

Fernández Celemín, L. et al. 2021. Explore Seasonal Fruit and Vegetables in Europe. Food Facts for Healthy Choices.

Macdiarmid, J. I. 2014. Seasonality and dietary requirements: will eating seasonal food contribute to health and environmental sustainability? Proceedings of the Nutrition Society, 73(3), 368-375. DOI: 10.1017/S0029665113003753

Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. 2017. Frutas y Hortalizas de Temporada. Alimentos de España.

Poore, J. et al. 2018. Reducing food’s environmental impacts through producers and consumers. Science, 360(6392), 987-992. DOI: 10.1126/science.aaq0216

Soy de temporada. 2017. Medialab Prado.

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo