¿Existen plantas antimosquitos?

Aunque existen repelentes sintéticos de calidad, en ocasiones algunos extractos de plantas pueden resultar útiles como alternativa

 

Tradicionalmente se han utilizado plantas aromáticas como forma de ahuyentar a los insectos en general, y a los mosquitos en particular. Estos dípteros hematófagos —que se alimentan de sangre— pueden ser muy molestos y transmitir enfermedades graves en ciertos lugares, por lo que un método de prevención eficaz es repelerlos.

Aunque existen repelentes de síntesis química, no siempre se pueden emplear, y no están disponibles para cualquiera. Emplear plantas o extractos de plantas parece una buena alternativa. Pero para que sea una alternativa real es necesario comprobar su eficacia; verificar que esas plantas tienen las propiedades que se espera de ellas.

Mosquito tigre (‘Aedes albopictus’)
Mosquito tigre (‘Aedes albopictus’)

¿La planta o el principio activo?

En general, cuando se habla de ciertas propiedades de las plantas, como sus efectos medicinales o como repelentes de insectos, se hace referencia a las propiedades de algunos principios activos que tiene la planta en alguna de sus partes, ya sean moléculas presentes en sus tejidos o sustancias volátiles que emiten. Entre ellas, se pueden destacar fitohormonas como el etileno, clave en algunos procesos de comunicación entre plantas, o sustancias aromáticas, como los aceites esenciales.

En ocasiones, la concentración de esos principios activos es suficiente para que la planta, por sí misma, sea eficaz en el propósito que se pretende. Por ejemplo, la concentración de cafeína que presenta el grano de café es suficiente para provocar el efecto excitante que se espera de su infusión.

Pero la cantidad de principios activos que produce una planta no siempre se mantiene constante. Estas moléculas son metabolitos secundarios, sustancias que la planta produce para cumplir diversos fines, como protección contra factores de estrés o atracción de polinizadores. El ambiente puede modular o alterar la cantidad de sustancias que produce; una planta expuesta al ataque constante de insectos o de herbívoros producirá más taninos —moléculas que intervienen en la protección de la planta contra las agresiones— que una planta que no sufre ese tipo de ataques.

De ahí que la concentración de principio activo pueda fluctuar. Por lo tanto, para obtener la dosis eficaz de una sustancia, puede ser necesaria una cantidad mayor o menor de materia vegetal. Por ejemplo, para obtener la cantidad de salicilina suficiente para fabricar una aspirina son necesarios entre 100 y 300 gramos de corteza de sauce blanco. Esto también hace que, muy frecuentemente, la cantidad de planta necesaria para lograr el efecto deseado sea tan elevada que resulta inasumible.

Romero (‘Rosmarinus officinalis’)
Romero (‘Rosmarinus officinalis’)

Aceites esenciales antimosquitos

Cuando hablamos de plantas con posible efecto antimosquitos, es raro encontrar alguna que, por sí sola, produzca la suficiente concentración de aceites esenciales para ser eficaz. Sin embargo, extraer esos aceites esenciales y emplearlos concentrados, como se emplean en los perfumes, puede ser una buena opción.

Existen muchas plantas que tradicionalmente se han empleado como repelentes contra mosquitos. Algunas, como la marcela (Achyrocline satureioides) o el anís serrano (Tagetes pusilla), tras un análisis científico, no han mostrado una eficacia suficiente. Sin embargo, los aceites esenciales de otras especies de plantas de la familia de las labiadas, como la hierbaluisa (Aloysia citriodora) o el romero (Rosmarinus officinalis) repelen con éxito a los mosquitos durante más de una hora, incluso diluidos en una proporción de 1:8. Otro producto muy eficaz, sobre todo para espacios cerrados o semicerrados, es el extracto de citronela (Cymbopogon nardus), que se puede encontrar en el mercado en gran variedad de presentaciones.

En general, los principios activos responsables del efecto repelente de los aceites esenciales son el limoneno, el alcanfor y el citronellal.

Citronela (‘Cymbopogon nardus’)
Citronela (‘Cymbopogon nardus’)

Extractos de plantas contra productos de síntesis

Debemos olvidarnos de la falsa premisa de que “todo lo natural es bueno, y todo lo artificial es malo”. Hay repelentes de mosquitos de síntesis química y de extractos de planta con eficacia comprobada. Y ambos tienen ventajas y desventajas.

Los productos de síntesis química, como el dimetil phtalato o dietil toluamida, son mucho más eficaces, sin embargo, con relativa frecuencia resultan irritantes para algunas personas, que reaccionan con urticaria o erupciones en la piel, e incluso encefalopatía en niños. Además, empleados de forma masiva, pueden convertirse en contaminantes ambientales.

Pero los principios activos de las plantas no siempre son inocuos. Aunque con menos frecuencia, también pueden causar irritación, especialmente los que presenten limoneno en su composición, y los que contienen linalool pueden producir reacciones alérgicas. Ciertos aceites esenciales en estado puro, de hecho, son cáusticos. Por eso hay que utilizarlos siempre diluidos.

Desde una perspectiva social, no todo el mundo tiene acceso a repelentes sintéticos. y especialmente allí donde los mosquitos pueden ser portadores de enfermedades endémicas peligrosas. El proceso de extracción de aceites esenciales es sencillo, no requiere de grandes instalaciones industriales, y es relativamente barato siempre que se cuente con la materia prima: plantas aromáticas fáciles de cultivar.

Referencias:

Gillij, Y. G. et al. 2008. Mosquito repellent activity of essential oils of aromatic plants growing in Argentina. Bioresource Technology, 99(7), 2507-2515. DOI: 10.1016/j.biortech.2007.04.066

Kim, J.-K. et al. 2005. Evaluation of Repellency Effect of Two Natural Aroma Mosquito Repellent Compounds, Citronella and Citronellal*. Entomological Research, 35(2), 117-120. DOI: 10.1111/j.1748-5967.2005.tb00146.x

Tisgratog, R. et al. 2016. Plants traditionally used as mosquito repellents and the implication for their use in vector control. Acta Tropica, 157, 136-144. DOI: 10.1016/j.actatropica.2016.01.024

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo