¿Existe el 'coywolf', mezcla de coyote y lobo?

Los llamados "coywolves" -una mezcla entre "coyote" y "wolf", lobo en inglés- constituyen una supuesta nueva especie que en los medios estadounidenses ha empezado a tener una notoria visibilidad. Pero, ¿realmente lo es? ¿Lo avala la genética?

¿Alguna vez has oído hablar de los coywolves? Se trata de una supuesta nueva especie, mezcla de coyote y lobo, que en los medios estadounidenses ha empezado a tener una notoria visibilidad.

Y es verdad que existe en Norteamérica un tipo híbrido de coyote y lobo que en el último siglo ha llegado a propagarse por todos los bosques de la región, pero existen dudas sobre que se trate, efectivamente, de una especie nueva. En todo caso, podría ser un nuevo tipo de coyote, pero no una especie genuina. No un "coywolf".

Las pruebas genéticas llevan a pensar que este tipo de coyotes son en realidad una mezcla de tres especies: coyote, lobo y perro. Los coyotes del noreste son en su mayoría (entre el 60% y el 84% de su carga genética) coyotes, con menores cantidades de lobo (entre el 8% y el 25%) y perro (entre el 8% y el11%). Conforme comienzan a moverse hacia el sur o el este, esta mezcla cambia lentamente: 85% de coyote, 2% de lobo y 13% de perro en la zona de Virginia y 91% de coyote, 4% de lobo y 5% de perro en las regiones situadas más al sur. Pero en ninguno de los casos se vio que hubiese algún ejemplar que solo tuviese mezcla entre coyote y lobo.

Además, a pesar de que exista la mezcla, estos animales no se reproducen entre sí en la actualidad, aunque biológicamente hablando son lo suficientemente similares como para que el cruce pudiese producirse. De hecho, el ADN de los coyotes muestra que hace un siglo se aparearon con lobos –en aquel momento la población de lobos estaba bajo mínimos y se relacionaron con los coyotes– y hace medio siglo, con perros.

A pesar de todo, la hibridación entre especies es un fenómeno evolutivo natural. Los zoólogos ya no distinguen especies entre sí en función de la capacidad o incapacidad para reproducirse. Incluso los humanos modernos somos una especie híbrida, con rastros de genes de neandertales y denisovanos mezclados en nuestro genoma. El primer requisito para la evolución es que exista variación y la mezcla de genes de dos especies distintas da lugar a todo tipo de nuevas variaciones para que la evolución no se estanque.

Continúa leyendo