Eucalipto: negocio de una invasión

El eucalipto es una especie exótica invasora ampliamente extendida por la costa norte de España, pero que nunca ha sido incluida en el Catálogo de Especies Invasoras.

El eucalipto azul (Eucalyptus globulus) es una especie invasora en España. Sin medias tintas, ni matices en esa afirmación. Desde el año 2001 el eucalipto está calificado a nivel científico como “especie muy peligrosa para los ecosistemas naturales y seminaturales” y capaz de “invadir medios antropizados”, es decir, aquellos dominados por la actividad humana. Cuando se evalúa objetivamente la capacidad invasora del eucalipto mediante métodos semicuantitativos, se muestra tan invasor como la uña de gato (Carpobrotus edulis) o la acacia mimosa (Acacia dealbata), y por delante del estramonio (Datura stramonium), especies todas ellas incluidas como invasoras en el Catálogo Español.

Cuando se analiza la especie teniendo en cuenta también el interés que despierta en la población —algo que se asocia a la demanda y al uso—, se concluye que el eucalipto es la tercera especie invasora no regulada en prioridad. Solo tiene por delante la falsa acacia (Robinia pseudoacacia) y la bandera española (Lantana camara). Entre los impactos que el eucalipto causa al medio ambiente se incluyen una elevada capacidad de competencia, el desplazamiento de especies nativas, la inhibición del crecimiento de otras plantas —por ciertas sustancias químicas que libera al suelo— y la desestabilización de los ecosistemas, ya sea por el cambio en los regímenes de incendios o por la desecación.

Además, es una invasión que afecta económicamente. De los más de 50 millones de euros que hasta 2009 se habían gastado en España para el control y gestión de las plantas invasoras, los eucaliptos encabezaban la lista con más de 31 millones, casi cinco veces más que la segunda de la lista, el jacinto de agua (Eichhornia crassipes) que tantos desastres causa en la cuenca del Guadiana.

Pero, ¿cómo llegó el eucalipto a esta situación?

Historia de una invasión

El eucalipto azul crece de manera natural en la isla de Tasmania y en la costa sudoccidental de Australia, en las regiones de Victoria y Nueva Gales del Sur. Fue plantada por primera vez en España en el municipio pontevedrés de Tuy, en 1860, por Fray Rosendo Salvado, quien envió un puñado de semillas a su familia desde Australia.

Una especie potencialmente invasora puede no comportarse como tal cuando su población es suficientemente pequeña, y pasará a serlo cuando se supera un determinado umbral de población. Eso es lo que sucedió con el eucalipto; durante décadas, apenas se cultivó y no supuso ningún problema, hasta la década de los años 60 cuando se comenzó a plantar masivamente.

Su rápido crecimiento lo hizo muy atractivo para la producción de pasta de papel. Además, su capacidad de desecar humedales fue positivamente valorada para evitar la cría de mosquitos portadores de paludismo. Ambos rasgos, considerados beneficiosos, facilitaron la concesión de una serie de subvenciones al cultivo de eucalipto, que provocó su cultivo masivo en toda la costa gallega y la cornisa cantábrica. Incluso llegó a recomendarse como especie adecuada para la reforestación de áreas perturbadas.

El incremento repentino en la abundancia fue el detonante que convirtió al eucalipto de invasor potencial, a invasor real.

Sin embargo, y aunque se ha intentado varias veces incluir el eucalipto en el catálogo español de especies exóticas invasoras —desde su primer borrador ya se proponía su inclusión—, aún no se considera como tal.

El negocio de la invasión

En 2017, el Comité Científico del entonces Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente emitió un informe unánime que sugería incluir a varias especies de eucaliptos en el Catálogo. Sin embargo, el mismo ministerio encargó un contrainforme a un investigador asociado con una de las principales empresas de producción de papel en España.

Actualmente, los cultivos de eucalipto ocupan hasta un 3 % de la superficie forestal española, y es responsable de hasta un tercio de la madera que se emplea en la industria del papel en nuestro país. Ignorando el evidente conflicto de intereses

existente, el Ministerio aceptó aquel contrainforme, donde se atribuía “una actitud tendenciosa por parte del Comité Científico, en orden a emitir un juicio de valor premeditado en cuanto al carácter invasor de estas especies, presuntamente basado en criterios no científicos y en opiniones personales y políticas”.

La realidad es que si el eucalipto no se encuentra en el Catálogo de Especies Invasoras es, únicamente, por intereses económicos. Quizá habría que meditar por qué motivo un completo y riguroso informe emitido de forma unánime por los 20 expertos independientes que componen el comité científico es silenciado por un texto emitido por una sola persona con claro conflicto de intereses. Y si proteger los intereses de unas pocas empresas está por encima del interés ecológico —que también es, al final, el interés social general— obtenido de las conclusiones de un comité científico, ¿para qué pedir el informe al comité científico en primer lugar?

REFERENCIAS

Andreu, J., Vilà, M., et al. 2009. An Assessment of Stakeholder Perceptions and Management of Noxious Alien Plants in Spain. Environmental Management, 43(6), 1244. DOI: 10.1007/s00267-009-9280-1

Bayón, Á., & Vilà, M. 2019. Horizon scanning to identify invasion risk of ornamental plants marketed in Spain. NeoBiota, 52, 47-86. DOI: 10.3897/neobiota.52.38113

BOE. 2013. Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, por el que se regula el Catálogo español de especies exóticas invasoras. BOE, 185(Sec. I.), 56764-56786.

Comité de Flora y Fauna Silvestres. 2017. Dictamen del Comité Científico para la Consulta: CC 30/2017. Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. https://www.miteco.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especie s/dictamencc302017eucalyptusvariasspp_tcm30-445705.pdf

Elorza, M. S., Dana, E., et al. 2001. Aproximación al listado de plantas alóctonas invasoras reales y potenciales en España. Lazaroa, 22, 121-131.

Gassó, N., Basnou, C., et al. 2010. Predicting plant invaders in the Mediterranean through a weed risk assessment system. Biological Invasions, 12(3), 463-476. DOI: 10.1007/s10530-009-9451-2

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo