Estos son los impactos negativos de las plantas invasoras de nuestros parques

Este nuevo estudio identifica y correlaciona los potenciales impactos medioambientales y socioeconómicos que pueden causar las plantas invasoras de los parques españoles.

 

Entre las especies exóticas invasoras encontramos muchas que se introducen de forma accidental. Sin embargo, al hablar de plantas es más frecuente la introducción deliberada, y una de las vías más importantes para esta introducción es su uso como planta ornamental en jardines y parques urbanos.

Basta con salir al parque más cercano para encontrar varias especies invasoras. Saber cuántas hay no es tarea fácil, y menos aún, conocer su impacto.

Recientemente, la doctora Montserrat Vilà, de la Estación Biológica de Doñana (CSIC), el doctor Oscar Godoy, de la Universidad de Cádiz, y un servidor, analizamos los riesgos de invasión y los posibles impactos medioambientales de las plantas leñosas exóticas de los parques urbanos españoles, en un trabajo publicado en la revista Anales del Jardín Botánico de Madrid.

Elaboración de listas

Una parte fundamental del trabajo se ha basado en elaborar listas con las plantas que aparecen en los parques, en función de diversas variables: el estado de invasión en el que se encuentran, si son o no potenciales invasoras en España, y cuáles son los impactos potenciales que pueden causar. De ahí, se obtuvo una «lista de prioridad», compuesta por cuatro especies que no solo son invasoras, sino que además están reguladas por el Catálogo del Ministerio de Transición Ecológica. Esto es particularmente llamativo, puesto que el mismo catálogo indica que las administraciones competentes «eliminarán progresivamente, en los casos en que esté justificado, estas especies». Algo que, evidentemente, no se está haciendo.

En esta «lista de prioridad» se encuentran la acacia mimosa (Acacia dealbata), el arbusto de las mariposas (Buddleja davidii), la chumbera (Opuntia ficus-indica) y el árbol del cielo (Ailanthus altissima). Este último es particularmente relevante en el estudio, porque pese a ser invasor, aparece en el 43,5 % de los parques y jardines estudiados.

Árbol del cielo
Árbol del cielo

Otra lista importante del estudio es la «lista de atención», que incluye 47 especies ampliamente distribuidas por parques y jardines, que se consideran, bien invasoras aún no reguladas —como el eucalipto (Eucalyptus globulus) o la falsa acacia (Robinia pseudoacacia)— o bien especies que aún no son invasoras, pero que tienen el potencial de serlo, y con un alto nivel de posibles impactos —como el pimentero brasileño (Schinus terebinthifolius) o el zumaque de Virginia (Rhus typhina)—.

En esta lista, además, se realizó un sistema de priorización desarrollado en 2019 específicamente para plantas ornamentales, que combina los riesgos de impacto y de invasión y el interés que muestra la población por las distintas especies. Las especies más representativas en este índice fueron el ricino (Ricinus communis), la falsa acacia, el espinillo (Parkinsonia aculeata) y el eucalipto.

No se halló en el estudio un solo parque de todos los estudiados que no tuviera una especie invasora o invasora potencial, y casi la mitad tienen una o más especies que aún están reguladas.

La creación de modas

Una de las conclusiones más interesantes del estudio es la clara correlación entre la presencia de las plantas invasoras y potencialmente invasoras en los parques y el interés que despiertan en la población, medido con un sistema estandarizado basado en Google Trends, llamado “valor estándar de interés” (STV por sus siglas en inglés). Cuanto más habitual es una planta en un parque, más interés despierta en la población.

Relación entre el número de parques y el valor estándar de interés (STV) para plantas invasoras y potenciales invasoras de parques españoles (Bayón et al., 2022)
Relación entre el número de parques y el valor estándar de interés (STV) para plantas invasoras y potenciales invasoras de parques españoles (Bayón et al., 2022)

Este resultado es interpretado como un efecto de creación de modas. Cuando una planta es habitual, se genera interés por ella. Hay estudios que correlacionan la intensidad de búsqueda en Google Trends con el aumento del comercio, lo que conduciría a un círculo vicioso: más presencia de plantas aumenta el interés, mayor interés implica mayor comercio, y cuanto más se comercia con ellas, más presentes están. Todo ello favorecería aún más el proceso de invasión.

Midiendo los impactos potenciales

Las especies invasoras, con frecuencia, generan ciertos impactos en los ecosistemas en los que se instalan y las plantas de nuestros parques y jardines, aunque parezcan inofensivas, no son una excepción. Estos impactos están íntimamente correlacionados entre sí de forma positiva, pero nunca negativa; hay impactos potenciales que se complementan, pero ningún impacto está reduciendo la incidencia de otros.

Árbol del cielo levantando el suelo de una acera de Aldeamayor de San Martín, Valladolid (Á.Bayón).
Árbol del cielo levantando el suelo de una acera de Aldeamayor de San Martín, Valladolid (Á.Bayón).

Según los resultados del estudio, entre los impactos más comunes que podrían ocasionar, destacan la competencia con las especies nativas y la modificación física de los hábitats.

Al competir con otras plantas, las especies invasoras pueden llegar a desplazarlas, lo que cambiaría la estructura del ecosistema y alteraría la forma en la que se regenera la vegetación. Además, muchas invasoras producen sustancias alelopáticas —productos químicos que emiten por las raíces o a través de las hojas caídas—, que impregnan el suelo e inhiben el crecimiento de otras plantas.

Pero estos impactos potenciales, no afectarían solo a los ecosistemas. La especie humana también es víctima de estos daños. Las plantas que producen sustancias alelopáticas o las transmisoras de enfermedades frecuentemente generan impactos negativos sobre la agricultura; la toxicidad de determinadas plantas invasoras, por su parte, puede causar daños a la ganadería. Algunas plantas, como el árbol del cielo, tienen raíces tan fuertes que son capaces de destruir infraestructuras. Y existe un impacto constante sobre la salud humana, principalmente a través de la entrada de polen causante de alergia, o por envenenamientos accidentales. En el estudio, un total de 31 especies invasoras y potencialmente invasoras de nuestros parques y jardines puede causar daños a la salud.

Este artículo ha sido redactado para Muy Interesante por el Dr. Álvaro Bayón, primer autor del artículo científico referenciado

REFERENCIAS:

Bayón, Á. et al. 2022. Invasion risks and social interest of non-native woody plants in urban parks of Spain [Data set]. En Anales del Jardín Botánico de Madrid. DOI: 10.3989/ajbm.2623

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo