Estos 5 animales han aprendido a utilizar las matemáticas

De entre todos los conceptos que expresan cantidad, uno, dos, tres… el más difícil de comprender es el cero. Aparte del ser humano, ¿hay otros animales que dominen este concepto?

El concepto matemático de cero nos resulta, hoy en día, algo completamente intuitivo. Sin embargo, esto no siempre fue así. Aunque en la antigüedad ya había civilizaciones que utilizaban un símbolo específico para marcar un valor nulo, como los babilonios, solo lo usaban como signo de puntuación. Sin embargo, parece que no llegaron a comprender el verdadero valor del número cero. Los mayas tenían un glifo específico para designar el cero, pero nunca llegó a salir del continente americano. Todo parece indicar que el uso del cero como concepto matemático tal y como lo usamos hoy tiene su origen en lo que hoy es Camboya, y data del siglo VI. Si bien, aunque también es cierto que culturas que carecen de cero como forma de notación sí que son capaces de emplear el concepto del conjunto vacío sin un símbolo que lo indique, es una de las cantidades numéricas que más se tarda en comprender durante la infancia.

Con este antecedente entendemos que la comprensión del cero como valor matemático no es tan sencillo como la intuición invita a pensar. Este hecho pone en perspectiva la increíble capacidad que los animales que protagonizan este artículo han demostrado tener. 

Primates, cuervos y loros

Esta lista no podría estar encabezada por otros que no fueran nuestros primos, los primates. Entre ellos, y al margen del ser humano, hay numerosas especies que dominan el concepto de cero, de las que destaca el chimpancé. Pero no son, ni de lejos, los únicos. 

Hablemos de cuervos. Es bien sabido que estos animales son extraordinariamente inteligentes, y que tienen cierta capacidad matemática. De hecho, sabemos que los córvidos no solo son capaces de distinguir diferentes cantidades y comprender cuáles son mayores que otras, algo que hacen muchos otros animales, sino que incluso pueden entender conceptos como la suma. 

Cuervo
Un cuervo

Con esos conocimientos, un grupo de investigadores entrenaron a unas cornejas —una especie de cuervo— para identificar distintos números. Les mostraban imágenes con uno, dos, tres, cuatro puntos, o ninguno, mientras les monitorizaban la actividad cerebral. No solo confirmaron lo que ya se sabía —que había ciertas neuronas asociadas a los distintos valores positivos— sino que también había una señal específica para el conjunto vacío. El cero. 

Pero no se quedaron ahí. En una prueba posterior se invitaba a los animales a comparar dos imágenes que mostraban ciertas cantidades, incluyendo el cero, para que ellos indicasen cuándo las cantidades eran las mismas en dichas imágenes. Muchas veces los cuervos acertaban, pero lo verdaderamente significativo era cuando fallaban. Y es que frecuentemente confundían imágenes que mostraban cantidades cercanas —3 y 4, por ejemplo—, pero no sucedía con cantidades claramente distintas —4 y 1, por ejemplo—. Cuando las cornejas se equivocaban con el cero, lo hacían confundiéndolo siempre con el uno. Según los investigadores, esto prueba que los animales reconocen no solo el concepto de cero, sino que tienen una línea numérica mental, en la cual el cero es el valor más pequeño, está junto al uno, y al lado contrario del dos. Como la nuestra.

Pero estas inteligentes aves no son las únicos que pueden comprender el complejo concepto matemático de cero. En el año 2005 se describió por primera vez la capacidad de un animal no primate de reconocer el cero como concepto matemático; se trataba de Alex, un loro gris al que le habían enseñado ela palabra “none” —ninguno en inglés— para que respondiera qué objeto era más grande entre dos objetos idénticos. Alex también lo usaba para indicar ausencia de diferencias en otros rasgos como la forma o el color. Pero, aunque nunca le habían enseñado a usar ese término para indicar la ausencia de objetos, el animal abstrajo la noción de ausencia de diferencias a la ausencia de cantidad

Por supuesto, como hemos dicho, también hay primates —aparte del ser humano—, como los chimpancés, capaces de distinguir el concepto de cero. En nuestro caso, el de los primates, es una capacidad que parece estar en la zona parietal del neocortex, la capa del cerebro más reciente en nuestra historia evolutiva. Sin embargo, las aves no disponen de esta corteza cerebral, lo que indica que la capacidad de reconocer el valor del conjunto vacío como cantidad numérica ha surgido de forma independiente en los distintos grupos animales, obteniendo un resultado similar. A este fenómeno le llamamos convergencia evolutiva.

La convergencia se expande

Este rasgo parece, efectivamente, haber surgido múltiples veces en la historia de la vida, en animales muy distintos. Pero no solo en aves y en mamíferos. No solo, de hecho, en vertebrados. Entre los invertebrados destacó hace unos años el descubrimiento de que las abejas también tienen la capacidad de comprender el concepto de cero. Hoy sabemos que algunas especies de hormigas también disponen de la noción de la cantidad nula y que, como nosotros y los cuervos, la localizan en el extremo menor de su línea numérica mental.

No sería sorprendente que, a medida que se vaya investigando este tipo de capacidades en más animales, vayan surgiendo nuevos casos. Fuera de los insectos, los cefalópodos, el grupo al que pertenecen las sepias y los pulpos, parecen buenos candidatos para reconocer el valor del cero. Al fin y al cabo, estos fascinantes animales son tan extraordinariamente inteligentes que han demostrado tener incluso la capacidad de previsión y planificación de futuro. 

 

Referencias

Aczel, A. (2014). The Origin of the Number Zero. Smithsonian Magazine. https://www.smithsonianmag.com/history/origin-number-zero-180953392/

Cammaerts, M.-C., & Cammaerts, R. (2020). Ants Acquire the Notion of Zero through Experiences. International Journal of Biology, 12(2), p13. https://doi.org/10.5539/ijb.v12n2p13

Howard, S. R., Avarguès-Weber, A., Garcia, J. E., Greentree, A. D., & Dyer, A. G. (2018). Numerical ordering of zero in honey bees. Science, 360(6393), 1124-1126. https://doi.org/10.1126/science.aar4975

Kirschhock, M. E., Ditz, H. M., & Nieder, A. (2021). Behavioral and Neuronal Representation of Numerosity Zero in the Crow. The Journal of Neuroscience, 41(22), 4889-4896. https://doi.org/10.1523/JNEUROSCI.0090-21.2021

Okuyama, S., Kuki, T., & Mushiake, H. (2015). Representation of the Numerosity ‘zero’ in the Parietal Cortex of the Monkey. Scientific Reports, 5(1), 10059. https://doi.org/10.1038/srep10059

Pepperberg, I. M., & Gordon, J. D. (2005). Number Comprehension by a Grey Parrot (Psittacus erithacus), Including a Zero-Like Concept. Journal of Comparative Psychology, 119(2), 197-209. https://doi.org/10.1037/0735-7036.119.2.197

Schnell, A. K., Boeckle, M., Rivera, M., Clayton, N. S., & Hanlon, R. T. (2021). Cuttlefish exert self-control in a delay of gratification task. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 288(1946), 20203161. https://doi.org/10.1098/rspb.2020.3161

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo