Estos 3 animales se automedican

Aunque asumimos que la medicina es una práctica propia del ser humano, hay animales que consumen remedios para aliviar sus dolencias e incluso para prevenir problemas de salud.


Hoy es el día mundial de la salud. Generalmente, se asume que la medicina es una actividad exclusivamente humana. Tal y como la conocemos actualmente, es cierto que la práctica médica moderna tiene no más de siglo y medio, con la figura referente de Sir William Osler. Aunque, desde un punto vista más amplio, el título de “padre de la medicina” se atribuye a Hipócrates de Cos, médico de la antigua Grecia del siglo V a.e.c. y cuyo juramento hoy recitan todos los que se licencian en esta disciplina.

Aún así, tenemos registros del uso de la medicina anteriores a Hipócrates. Los egipcios ya habían redactado el papiro Ebers hacia el año 1500 a.e.c. Y antes  Ötzi, el hombre que murió congelado en los Alpes hace más de 5000 años ya llevaba consigo plantas de uso medicinal que se llevó a su tumba de hielo.

Pero, el registro más antiguo de práctica médica por parte de seres humanos, ni siquiera corresponde a la especie Homo sapiens. Se trata de una mandíbula de neandertal encontrada en El Sidrón, Asturias, de 40 000 años de antigüedad, que mostraba restos de camomila y de aquilea, plantas de escaso valor nutritivo y de sabor amargo, que sin embargo, poseen ciertas propiedades medicinales.

Pero aunque pertenezcan a una especie humana distinta, los neandertales siguen siendo seres humanos. Aún teniendo en cuenta a Homo neanderthalensis, podríamos seguir manteniendo que la medicina es patrimonio humano. Sin embargo, existen otras especies animales que se automedican, ya sea por conocimiento adquirido y consumo deliberado, o como forma de comportamiento instintivo e innato.

Los ejemplos más habituales en la automedicación animal —o zoofarmacognosia— son los de los carnívoros que consumen plantas para “purgarse”, o la de cabras, ovejas y ciervos que comen determinadas especies de flores cuando tienen molestias gastrointestinales. Pero existen otros que resultan, si cabe, mucho más fascinantes.

Elefante asiático con su mahout
Elefante asiático con su mahout

Elefantes que enseñan medicina

En Tailandia, los mahouts–o cuidadores de elefantes– tratan a sus elefantes con remedios de origen en plantas. Muchas de ellas se sostienen en mitos y supersticiones sin base científica, sin embargo, otras plantas sí contienen principios activos y tienen propiedades medicinales reales, si se aplican correctamente.

Lo curioso es que muchos elefantes salvajes también emplean plantas como remedio. Se estima que el conocimiento de automedicación de los elefantes incluye hasta 50 remedios y muchos de ellos coinciden con los que emplean los mahout.

Recientemente se ha estudiado el uso de plantas como fármacos veterinarios en Tailandia y su origen. Los resultados fueron sorprendentes: 20 de las especies utilizadas por los veterinarios también las usaban los elefantes. Pero lo más asombroso es que tres de ellos se originaron, de hecho, en el comportamiento de automedicación de los elefantes, y fueron los mahout los que aprendieron de ellos.

Guacamayos en busca de su arcilla
Guacamayos en busca de su arcilla

Guacamayos y la geofagia

La geofagia se define como la práctica de comer tierra o sustancias derivadas de la tierra. Es frecuente el consumo de arcilla y gravilla entre los loros y guacamayos.

La gravilla ayuda al estómago de estas aves a machacar la comida con más eficiencia, liberando mejor los nutrientes y proporcionándoles una mejor digestión.

En cuanto a la arcilla, se creía que los loros la ingerían como suplemento de la dieta. Sin embargo, al analizar su composición se ha comprobado que, excepto el sodio, el resto de los componentes de esas arcillas son habituales en la dieta normal de los guacamayos, y que por tanto, no los necesitan. Y que, para esa única excepción, las aves no suelen buscar activamente arcillas ricas en sodio.

El investigador James D. Gilardi, durante el desarrollo de su tesis doctoral, puso a prueba una hipótesis alternativa para el consumo de arcillas: la automedicación. En la dieta de guacamayos y loros abundan los frutos con alto contenido en fenoles, muy tóxicos. La arcilla tiene la propiedad de adsorber toxinas y retenerlas, evitando así que entren en el organismo. En el sistema digestivo de los loros, la arcilla actuaría como un protector estomacal que atenuara los efectos tóxicos de los fenoles.

Algunos lagartos también se automedican
Algunos lagartos también se automedican

Lagartos buscando el antídoto

Una leyenda brasileña relata cómo los lagartos evitan ser envenenados por las mordeduras de serpiente, consumiendo la raíz de teiú (Jatropha elliptica), una planta que, efectivamente, contiene principios activos antibotrópicos —es decir, actúa inhibiendo el efecto de ciertos venenos—. Sin embargo, hasta la fecha, no existe ninguna observación empírica registrada de tal comportamiento en ninguna especie de lagarto de Brasil. Aunque eso no significa que no haya lagartos que se automediquen.

Sí hay observaciones de la especie Calotes versicolor, un lagarto agámido ampliamente extendido por Asia que, cuando está herido o enfermo, recurre a ramitas tiernas de albahaca sagrada (Ocimum sanctum), planta que contiene principios activos con propiedades antiinflamatorias, analgésicas y anticonvulsivas.


REFERENCIAS:

Gilardi, J. D. et al. 1999. Biochemical Functions of Geophagy in Parrots: Detoxification of Dietary Toxins and Cytoprotective Effects. Journal of Chemical Ecology, 25(4), 897-922. DOI: 10.1023/A:1020857120217

Greene, A. M. et al. 2020. Asian elephant self-medication as a source of ethnoveterinary knowledge among Karen mahouts in northern Thailand. Journal of Ethnopharmacology, 259, 112823. DOI: 10.1016/j.jep.2020.112823

Hardy, K. et al. 2012. Neanderthal medics? Evidence for food, cooking, and medicinal plants entrapped in dental calculus. Naturwissenschaften, 99(8), 617-626. DOI: 10.1007/s00114-012-0942-0

Pandey, H. P. et al. 2017. A study on the role of holy basil (Ocimum sanctum) in auto-healing of Indian garden lizard (Calotes versicolor). International Journal of Fauna and Biological Studies, 4(2), 97-100.
Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo