Este es el cortacésped de la naturaleza

Estos animales recortan la hierba alta para poder vigilar el cielo en busca de posibles depredadores de los que huir.

 

¿De qué animal se trata? Los campañoles. Así lo contempla un nuevo estudio dirigido por el Instituto de Zoología, la Academia de Ciencias de China, la Universidad Normal del Noreste de China y las universidades de Exeter y Florida y publicado en la revista Current Biology.

Hasta ahora, se sabía poco sobre las consecuencias de la actividad de ingeniería por parte de las especies de presa que modifican el entorno para reducir el riesgo de ser devoradas. En Mongolia Interior, los investigadores decidieron probar cómo cambiaba el comportamiento de los campañoles (arvicolinos) cuando hay una mayor presencia de aves depredadoras llamadas alcaudones (Laniidae).

Los alcaudones suelen posarse en las ramas y tallos de arbustos y pastos altos para buscar presas como estos roedores e insectos grandes. Almacenan su comida empalando a su presa en una espina o un tallo, como si almacenaran comida en un gancho para carne.

El estudio se centró en el campañol de Brandt (Lasiopodomys brandtii), que es nativo de matorrales y pastizales en Rusia, Mongolia y el norte de China.

¿Qué es lo que ocurrió?

Observaron que los campañoles no se comían ni usaban la hierba, sino que la cortaban para mantenerse a salvo; un ejemplo de "ingeniería de ecosistemas". Los campañoles atacan las partes inferiores del tallo y las hojas y las dejan caer al suelo. También cavan madrigueras que conducen a cortar las raíces.

"Cuando los alcaudones estaban presentes, los ratones de campo reducían drásticamente el volumen de hierba", comenta Dirk Sanders, del Instituto de Medio Ambiente y Sostenibilidad en el Campus Penryn de Exeter en Cornualles. "Esto condujo a menos visitas de los alcaudones, que aparentemente reconocen las áreas de pasto cortado como terrenos de caza deficientes. Una actividad como esta es costosa para los campañoles en términos de energía, por lo que debe haber una alta 'presión de selección' para realizarla: cortar el césped debe mejorar significativamente sus posibilidades de supervivencia".

Así, los campañoles modificaron activamente el hábitat talando una especie de pasto grande en presencia de alcaudones.

Campañol
Campañol

¿Y si desaparecía la amenaza?

Experimentaron con esta posibilidad, manteniendo a las aves alejadas de estos pequeños roedores. El resultado fue que, al no ver alcaudones sobre sus cabezas, los campañoles dejaron de cortar la hierba alta, es decir, este comportamiento desapareció cuando los investigadores excluyeron experimentalmente a estos depredadores aviares, utilizando redes.

"A veces subestimamos la capacidad de los animales salvajes para reaccionar ante los cambios en su entorno", aclara Sanders. "Nuestros hallazgos son un recordatorio de que las especies muestran adaptaciones notables. También subraya que la pérdida de incluso una sola especie en una red alimentaria puede provocar cambios inesperados en todo un hábitat".

Más ejemplos de ingeniería de ecosistemas

Otros ejemplos incluyen elefantes que abren áreas de sabana africana o peces que reducen la altura del dosel de los pastos marinos (frente a la costa catalana), pero esto hace que las áreas sean más seguras para otras especies en lugar de las propias.

Referencia: Zwiwei Zhong et al. A rodent herbivore reduces its predation risk through ecosystem engineering. March 11, 2022 Current Biology. DOI:https://doi.org/10.1016/j.cub.2022.02.074

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo