Este descubrimiento podría reescribir la historia de los paisajes de la Tierra

La clave está en las cascadas. Te contamos los resultados de este sorprendente estudio.

Las cascadas son uno de los eventos de la naturaleza más majestuosos del planeta: una hermosa y atronadora exhibición de agua y física, ya sea en forma de cascada o de catarata. Pero, ¿de dónde vienen estas creaciones naturales?

La sabiduría convencional dice que las cascadas están formadas por fuerzas externas, como terremotos, deslizamientos de tierra o cambios en el nivel del mar que alteran e interrumpen enormemente los paisajes y los cauces de los ríos. Pero
resulta que otra fuerza impulsada internamente también puede ser responsable.

 

Un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Tecnológico de California propone una hipótesis radical sobre cómo se materializan estos fenómenos cautivadores: las cataratas se forman como si de una montaña se tratase.

Según los expertos, una de las razones por las que la formación de cascadas ha sido un vetusto misterio es que estos torrentes de agua evolucionan a lo largo de escalas de tiempo geológicas, lo que ha hecho que sean difíciles de estudiar en cierto sentido y potenciando la narrativa establecida de que las cascadas están moldeadas por factores externos.

 

Pero solo porque la evolución de la cascada es un fenómeno difícil de estudiar, no significa que sea imposible entenderlas.

"Proponemos que las cascadas pueden formarse de forma autógena", explican los autores en la revista Nature que publica el trabajo; "lo que significa que las cascadas pueden formarse a través de retroalimentaciones internas entre el flujo de agua, el transporte de sedimentos y la incisión de roca de fondo, en ausencia de perturbaciones externas o controles litológicos".

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Simulación en laboratorio



Para probar su idea, los investigadores construyeron un mini- río dentro de su laboratorio: un canal de 7,3 metros de largo, hecho de un "lecho de roca sintética" de espuma de poliuretano, y lo inclinaron a casi un grado. Colocaron pequeños guijarros de grava en el canal para representar el sedimento rocoso natural, y luego hicieron correr una descarga constante de agua a través de su cascada virtual, dejando que la naturaleza siguiera su curso.

En cuestión de horas,
el flujo constante de agua y roca comenzó a erosionar el lecho del río de espuma suave, y no de manera uniforme.

 

"A lo largo del lecho del río, las variaciones en decimetría de la erosión crearon repetidas crestas de lecho de roca convexas y depresiones cóncavas, que crecieron en amplitud para formar pasos cíclicos", escriben los autores.

"Las cascadas se formaron a medida que las piscinas más profundas atrapaban sedimentos que blindaban sus bases contra la erosión, mientras que la incisión vertical continuaba en la siguiente piscina río abajo, lo que hacía que la rampa entre la piscina blindada y su vecina corriente se empinara".

 

En efecto, la pequeña maqueta mostró que una combinación de hidráulica de flujo, transporte de sedimentos y erosión de la roca de fondo eran suficientes por sí mismas para crear formas onduladas en un lecho de río maleable, que al caer suficiente agua, se convierte en cascadas. Parece que a la naturaleza no le gusta que las cosas sean planas.

Por supuesto, una simulación de 7 metros en un laboratorio no es necesariamente una prueba de que las cataratas del mundo real forjaron su propio camino de la misma manera, pero es suficiente para sugerir que es posible.

 

Debido a eso, el equipo dice que la investigación adicional sobre este "proceso de formación intrínseca" podría ayudarnos a "distinguir las formaciones propias de las cascadas forzadas externamente y ayudar a mejorar la reconstrucción de la historia de la Tierra de los paisajes".

Es una forma de saber por qué las cascadas, los ríos, los lagos y todo tipo de paisajes impactados por el agua tienen el aspecto que tienen.

 

Referencia: Self-formed bedrock waterfalls. Joel S. Scheingross, Michael P. Lamb & Brian M. Fuller. Nature volume 567, pages229–233 (2019) DOI: https://doi.org/10.1038/s41586-019-0991-z

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

CONTINÚA LEYENDO