Vídeo de la semana

Estas babosas marinas se autodecapitan para volver a nacer

Algunas variedades de babosas son capaces de realizar acciones increíbles. El hallazgo ha sido totalmente fortuito.

babosas-marinas
Sakaya Mitoh

Un equipo de investigadores ha identificado dos variedades de babosas marinas sacoglosas que pueden decapitarse a sí mismas y luego, hacer crecer un nuevo cuerpo completo como si tal cosa. El hallazgo fortuito ocurrió mientras Sakaya Mitoh de la Universidad de Mujeres de Nara en Japón, estaba documentando las etapas de desarrollo de las babosas marinas en un laboratorio. Un día, descubrió una cabeza cortada que aún se movía a pesar de estar separada del corazón y otros órganos vitales. Más tarde descubriría el hallazgo del nuevo cuerpo.

Según los expertos, las babosas podrían estar monopolizando la capacidad fotosintética de los cloroplastos, que incorporan a sus tejidos al atrapar algas (un fenómeno conocido como cleptoplastia). Si es cierto, la teoría sugiere que viven como si de una hoja se tratara, para sobrevivir el tiempo suficiente hasta que florezca su segundo cuerpo (a partir de la cabeza autoamputada).

 

Según la investigación, las cabezas decapitadas de las babosas más viejas generalmente morían en unos 10 días, mientras que las cabezas de las babosas más jóvenes comenzaban a alimentarse de algas en unas pocas horas y empezaban a trabajar en un nuevo corazón en apenas una semana. Tres semanas después, la regeneración se completaba.

¿Por qué lo hacen? Se desconoce; quizá podría ser una forma de deshacerse de los cuerpos parasitados. Toca seguir investigando en estos asombrosos animales.

 

También te puede interesar:

Referencia: Extreme autotomy and whole-body regeneration in photosynthetic sea slugs Sayaka Mitoh Yoichi Yusa DOI:https://doi.org/10.1016/j.cub.2021.01.014

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo