Estas arañas macho se catapultan para evitar ser devoradas tras el sexo

Los machos de la especie 'Philoponella prominens' usan presión hidráulica para extender las articulaciones de las piernas y lanzarse a un lugar seguro.

Cómo no terminar siendo el postre de la hembra tras el coito. Este es el objetivo del macho de la especie de araña Philoponella prominens que, en un mecanismo que no se había observado anteriormente, las arañas macho usan una articulación en su primer par de patas para emprender inmediatamente una acción de catapulta en una fracción de segundo, lanzándose lejos de sus parejas a velocidades impresionantes de hasta 88 centímetros por segundo.


El vídeo de alta resolución de los compañeros de apareamiento registró la velocidad de los arácnidos masculinos de alrededor de 32 cm/s a 88 cm/s, informan los investigadores.

“Descubrimos que el apareamiento siempre terminaba con una catapulta, que es tan rápida que las cámaras comunes no podían registrar los detalles con claridad”, explica Shichang Zhang, de la Universidad de Hubei en Wuhan (China) y coautor del trabajo.

 


Catapulta poscoital


Para los machos de la araña tejedora de orbes, hacer una salida rápida después del apareamiento es una cuestión de vida o muerte. Si no huyeran, las hembras los matarían y se los comerían.

La estrategia, totalmente inusual, se describe en un artículo publicado en Current Biology, que explora cómo usan su primer par de patas para lanzarse lejos de sus compañeros a un lugar seguro en el momento en que terminan. Este acto acrobático evita que los machos se conviertan en la merienda de sus parejas.

 

arañas-macho-canibalismo-sexual
Current Biology

La especie y su comportamiento

Philoponella prominens es una especie social que es nativa de países como Japón y Corea. Pertenecen a una familia de arañas que no contienen veneno.

Hasta 300 arañas individuales pueden unirse para tejer un vecindario completo de telarañas. Mientras estudiaban el comportamiento sexual de esta especie, el aracnólogo Shichang Zhang y sus colegas notaron que el sexo parecía terminar siempre con un macho catapultado. Pero el movimiento fue “tan rápido que las cámaras comunes no pudieron registrar los detalles”, dice Zhang, de la Universidad de Hubei en Wuhan, China.


Con cámaras de vídeo de alta resolución, los investigadores calcularon una velocidad máxima promedio de catapultar arañas de aproximadamente 65 cm/s. Las velocidades oscilaron entre unos 30 cm/s y casi 90 cm/s. A medida que se elevan por el aire, los machos también giran alrededor de 175 veces por segundo en promedio.

Los pocos machos que los investigadores vieron que no se catapultaron fueron rápidamente capturados, asesinados y consumidos por sus compañeras femeninas. Cuando los investigadores impidieron que los machos se catapultaran, corrieron la misma suerte. De 155 apareamientos exitosos, descubrieron que 152 terminaron con el macho catapultado y salvando la vida. Todos esos machos catapultados sobrevivieron a sus encuentros sexuales.

“Observamos que los machos que no podían catapultarse eran canibalizados por la hembra”, dice Zhang. “Sugiere que este comportamiento evolucionó para luchar contra el canibalismo sexual de las hembras bajo una fuerte presión de depredación de las hembras. Las hembras pueden usar este comportamiento para juzgar la calidad de un macho durante el apareamiento. Si un macho no puede catapultarse, lo mata, y si puede huir varias veces, entonces acepta su esperma”, concluyen los expertos chinos.

Los científicos afirman que los hallazgos muestran claramente que el comportamiento de catapultarse es necesario para evitar el canibalismo sexual. Estos tejedores de orbes masculinos probablemente adquirieron sus habilidades de salto para contrarrestar las tendencias caníbales de las hembras, dice Zhang. El salto de las arañas a la supervivencia es una “actuación cinética fantástica”.

Referencia: “Male spiders avoid sexual cannibalism with a catapult mechanism” by Shichang Zhang, Yangjié Liu, Yubing Ma, Hao Wang, Yao Zhao, Matjaž Kuntner and Daiqin Li, 25 April 2022, Current Biology. DOI: 10.1016/j.cub.2022.03.051

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo