Esta planta enfrió todo el planeta

Un helecho con un crecimiento fuera de control generó un cambio climático y bajaron las temperaturas de toda la Tierra.

Nuestro planeta era un lugar más cálido hace millones de años. De hecho, la existencia de hielo permanente en los polos es algo reciente si hablamos en términos geológicos. Y, en gran medida, la culpable del enfriamiento del planeta fue una planta diminuta que ocupó una superficie tan grande como media Europa. ¿Cómo fue esto posible?

No todos los helechos son plantas de grandes hojas que ocupan un lugar fresco y oscuro en los bosques. Hay helechos acuáticos y, entre ellos, el género Azolla tiene raíces cortas y hojas más pequeñas que lentejas.

Estas plantas flotantes pueden vivir en agua dulce y tienen una capacidad de crecimiento sorprendente. Según las condiciones en las que se encuentre, pueden duplicar su masa en una semana. Extendidas a lo largo de una hectárea, Azolla puede absorber cada año dos toneladas y media de nitrógeno y quince toneladas de carbono.

Se usan en los arrozales del sudeste asiático desde hace siglos. Al preparar las terrazas, cubren el agua con este helecho para evitar que crezcan malas hierbas y mosquitos, ya que dificulta el desarrollo de las larvas por la falta de oxígeno en el agua aislada del exterior por la capa de Azolla. En cuanto el agua se retira, el helecho muere, dejando como herencia un nitrógeno que sirve de abono al arroz. Algo parecido ocurrió hace 49 millones de años, pero, como todo proceso geológico, a una escala gigante.

Las plantas necesitan principalmente tres elementos para crecer sin parar: nitrógeno, carbono y fósforo. Este helecho de agua tiene una relación simbiótica con la cianobacteria Anabaena azollae, capaz de fijar el nitrógeno en cantidades beneficiosas para Azolla. Al ser una planta, toma el carbono del dióxido de carbono que existe en la atmósfera de nuestro planeta. Solo nos faltaría el fósforo para tener una planta con un crecimiento desmedido. Y estas condiciones perfectas para el helecho Azolla se dieron hace 49 millones de años.

A inicios del Eoceno la Tierra tenía temperaturas medias más elevadas. A tal punto llegaba el calentamiento global que en los polos crecían bosques. Por entonces, la disposición de los continentes dejaba al océano Ártico prácticamente aislado, rodeado de continentes aún en proceso de separarse. El calor hacía que las aguas de la zona se evaporaran en grandes cantidades, lo cual redundaba en intensas lluvias que formaron ríos de agua dulce que iban a desembocar al océano Ártico. La llegada de agua dulce fue formando una capa que desplazó hacia abajo el agua salada, de una densidad mayor a la dulce. La formación de esta capa de agua dulce sobre la superficie del Ártico permitió al helecho colonizar la zona. Por si fuera poco, los ríos venían ricos en minerales y, entre ellos, el fósforo. Y, como sabemos, durante el verano la zona del polo norte recibe hasta veinte horas de luz solar.

Fue la receta perfecta para una pócima de crecimiento desmedido. Azolla era capaz de duplicar el área que ocupaba en apenas tres días. Acabó cubriendo toda la superficie del Ártico. Se extendió a lo largo de unos 4 000 000 km2 de océano durante 800 000 años. Obviamente, un hecho semejante no podía pasar desapercibido para el medio ambiente del planeta Tierra.

El conocido como Evento Azolla tuvo consecuencias drásticas. Mientras la capa de Azolla cubría por completo la masa de agua del Ártico, evitó el intercambio de gases entre el agua y la atmósfera, lo cual fue haciendo que el océano perdiera cada vez más oxígeno. Cuando llegaba el invierno, ante la falta de sol, los helechos de agua morían y caían al fondo marino. Con la falta de oxígeno, apenas se descomponían, así que los sedimentos fueron cubriendo capas y capaz de Azolla que iba quedando fosilizado. Con la llegada del verano y las horas de sol, Azolla volvía a cubrir toda la superficie del Ártico. Este ciclo repetido a lo largo de casi un millón de años ocasionó un descenso radical de la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera. Con la falta de dióxido de carbono las temperaturas empezaron a bajar en todo el globo, y así fue como los 13 °C que podía haber en el Ártico, bajaron hasta los actuales -9 °C. Se estima que fue este evento el que propiciaría la creación de hielo permanente en ambos polos tal y como reconocemos en la época que los seres humanos vivimos en la Tierra.

El final de estos helechos tuvo varios factores, pero el principal está relacionado con la separación de los continentes. La deriva continental permitió que masas de agua salada se mezclaran con el océano Ártico, acabando con las opciones de vida de Azolla.

Helecho Azolla
Helecho Azolla

En 2004, a través de perforaciones en el hielo ártico, se hallaron láminas de pocos milímetros de grosor con Azolla fosilizada. Resulta fascinante el hecho de que algo tan diminuto extendido en una superficie tan amplia pudiera cambiar el devenir medioambiental de todo un planeta.

En la actualidad, el helecho Azolla crece en muchas regiones cálidas y templadas del mundo. Pero en ciertos países, como España, está considerada una especie invasora muy peligrosa que ya ha dado más de un problema en lagos y estanques que se ven asfixiados por esta planta incontrolable.

Referencias:

Brinkhuis, H. et all. 2006. Episodic fresh surface waters in the Eocene Arctic Ocean. Nature 441, 606-609. DOI: 10.1038/nature04692.
Speelman, E. N. et all. 2009. The Eocene Arctic Azolla bloom: environmental conditions, productivity and carbon drawdown. Geobiology 7 (2): 155-70. DOI: 10.1111/j.1472-4669.2009.00195.x.
 
Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo