Esta es la fuerza que impulsa la evolución en la Tierra

Desde la reproducción selectiva hasta las modificaciones ambientales, somos los humanos el mayor motor que empuja la evolución en nuestro planeta. Estamos alterando tanto nuestro mundo que somos incitadores de la dirección de la vida misma.

 

El ser humano moldea a su deseo el entorno en el que vive y las ciudades se encuentran entre los entornos más profundamente transformados de la Tierra. Ahora, una nueva investigación dirigida por biólogos evolutivos de la Universidad de T. Mississauga (UTM) y publicada en la revista Science, muestra que estos entornos urbanos están alterando la forma en que evoluciona la vida.

 


¿Esta evolución paralela está ocurriendo en ciudades de todo el mundo?

El Proyecto de Evolución Urbana Global (GLUE) analizó datos recopilados por 287 científicos en 160 ciudades de hasta 26 países, quienes tomaron muestras de la planta de trébol blanco en sus ciudades y áreas rurales cercanas. Se trata de una planta originaria de Europa y el oeste de Asia, pero que se encuentra en ciudades de todo el mundo. Recolectaron más de 110 000 muestras a lo largo de gradientes desde las ciudades, suburbios y también fuera del campo.

Los científicos dicen que encontraron la "evidencia más clara hasta el momento" de que los humanos en general, y más específicamente las ciudades que construyen, son una "fuerza dominante" que impulsa la evolución de la vida en todo el mundo. Esta afirmación se debe a que los datos mostraron que el trébol blanco evoluciona con frecuencia en respuesta directa a los cambios ambientales que tienen lugar en los entornos urbanos; esto es, la construcción de ciudades cambia la forma en que evoluciona la vida.

 


Alteramos la forma en que evoluciona la vida vegetal


“Hace tiempo que sabemos que hemos cambiado las ciudades de manera bastante profunda y que hemos alterado drásticamente el medio ambiente y los ecosistemas”, dijo James Santangelo, estudiante de doctorado en biología de la UTM y codirector del estudio, en un comunicado de prensa. “Pero acabamos de mostrar que esto sucede, a menudo de manera similar, a escala global”.

El estudio GLUE ilustra que las condiciones ambientales en las ciudades tienden a ser más similares entre sí que con los hábitats rurales cercanos. Así, el centro de Nueva York (EE. UU.) es más parecido al centro de Tokio (Japón) que a las tierras de cultivo y los bosques que circundan la ciudad de Nueva York y viceversa.

Los cambios en el trébol blanco

El trébol blanco (Trifolium repens) es una planta que produce cianuro de hidrógeno como mecanismo de defensa contra los herbívoros y para aumentar su tolerancia al estrés hídrico, y los científicos descubrieron que aquellos tréboles que nacen en las ciudades producen menos cianuro de hidrógeno que los tréboles que crecen en las áreas rurales vecinas debido a la adaptación a los entornos urbanos. Independientemente del clima.

"Nunca ha habido un estudio de campo de la evolución de esta escala, o un estudio global de cómo la urbanización influye en la evolución", dijo el biólogo evolutivo Marc Johnson de la Universidad de Toronto Mississauga (UTM).

"Para que la urbanización impulse la evolución paralela, las áreas urbanas deben converger en características ambientales que afectan la aptitud de un organismo", explicaron los investigadores en su artículo.

"Este estudio es un modelo para comprender cómo los humanos cambian la evolución de la vida que nos rodea. Las ciudades son el lugar donde vive la gente, y esta es la evidencia más convincente que tenemos de que estamos alterando la evolución de la vida en ellas. Más allá de los ecologistas y los biólogos evolutivos, esto va a ser importante para la sociedad", dice Rob Ness, profesor asistente de biología en la UTM y coautor del trabajo.


Ese hallazgo es válido para ciudades en varios climas, y las implicaciones van mucho más allá de la humilde planta de trébol.


"Este conocimiento podría ayudar a conservar algunas de las especies más vulnerables de la Tierra, mitigar los impactos de las plagas, mejorar el bienestar humano y contribuir a comprender los procesos ecoevolutivos fundamentales", concluyen los investigadores.

Referencia: James S. Santangelo, Global urban environmental change drives adaptation in white clover, Science (2022). DOI: 10.1126/science.abk0989. www.science.org/doi/10.1126/science.abk0989

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo