En la naturaleza hay cientos de mamíferos sin descubrir

Todo apunta a que serían animales pequeños como murciélagos, roedores y musarañas que habitarían las selvas tropicales.

A pesar de ser de los animales más investigados de la Tierra, actualmente hay cientos de mamíferos en la naturaleza que esperan ser descubiertos. Es lo que dice un nuevo estudio que ha empleado un modelo de predicción basado en el machine learning o aprendizaje automático.

Musaraña
pxfuel

Los resultados que arroja el machine learning sugieren que la mayoría de estos animales desconocidos son pequeños, como murciélagos, roedores y musarañas. Su tamaño probablemente ha dificultado a los expertos la identificación de las diferencias morfológicas, lo que significa que algunas especies se han agrupado, taxonómicamente hablando.

"Las pequeñas y sutiles diferencias de aspecto son más difíciles de notar cuando se mira un animal diminuto que pesa 10 gramos, que cuando se mira algo de tamaño humano", explica el biólogo Bryan Carstens, de la Universidad Estatal de Ohio, y uno de los autores de la investigación publicada en PNAS.

Los científicos califican a estas especies ocultas de "comodines de la biodiversidad" y es que hasta que no se demuestre que existen, no se les puede incluir en la teoría evolutiva, las redes alimentarias o el trabajo de conservación.

Según los modelos de predicción más recientes, más del 80 % de los mamíferos probablemente ha recibido una clasificación formal. Con más de 6 400 especies de mamíferos descritas en los registros, eso significaría que todavía hay más de mil especies desconocidas, pendientes de clasificar.

Utilizando el machine learning para analizar las secuencias genéticas y los datos geográficos y biológicos de más de 4 000 mamíferos, los investigadores han identificado qué taxones (grupos de organismos emparentados, que en una clasificación dada han sido agrupados) tienen más probabilidades de albergar especies ocultas. Al averiguar el hábitat de estos taxones, los científicos han ayudado a destacar ecosistemas para futuras investigaciones taxonómicas.

Por ejemplo, se prevé que el sudeste asiático sea un centro de especies de mamíferos no identificadas. Tanto los modelos evolutivos como los genéticos estiman que esta región del mundo contiene la mayor proporción de comodines de diversidad en relación con la riqueza de especies.

Un estudio realizado en Indonesia identificó recientemente 14 nuevas especies de musarañas, el mayor conjunto de nuevos mamíferos detallado en un solo artículo desde 1931.

El modelo actual descubrió que, en todo el mundo, la mayoría de los mamíferos no descritos pertenecen a órdenes que incluyen murciélagos, roedores y musarañas y erizos. Estos órdenes también tienden a encontrarse en áreas geográficas más amplias con alta variabilidad de temperatura y precipitaciones, como las selvas tropicales.

Los resultados son los que los taxónomos sospechaban desde hace tiempo. Las selvas tropicales, en general, albergan la mayor diversidad de mamíferos del mundo y, desde 1992, la mayoría de los mamíferos recién descritos son de pequeño tamaño, se encuentran en grandes áreas y se adaptan a hábitats que experimentan oscilaciones diarias y estacionales de las precipitaciones y la temperatura.

"Nuestro estudio refuerza los llamamientos existentes para que se invierta más en investigación taxonómica, especialmente en los taxones poco estudiados y no descritos que se enfrentan a una extinción silenciosa", escriben los autores. La investigación "sugiere que existen especies ocultas en lugares predecibles, a la espera de una descripción formal".

La historia nos demuestra que, cuando el ser humano se lo propone, el árbol de la vida crece con nuevas especies. Una de las principales razones por las que se han descrito más especies de mamíferos que de otros órdenes no es más que el tamaño de estos animales. Y es que, a mayor tamaño, más fácilmente se ven. Además, los humanos, en general, tendemos a interesarnos más por las especies que están más relacionadas con nosotros. Todo esto conduce también a que los recursos destinados a la investigación de mamíferos sean mayores que, por ejemplo, los que se dirigen a los invertebrados.

Teniendo en cuenta lo que se puede conseguir con el enfoque adecuado, los autores del reciente estudio piden que se renueve la financiación y el interés por la investigación taxonómica para cerrar la brecha entre las especies de mamíferos conocidas y las desconocidas.

"Ese conocimiento es importante para las personas que realizan labores de conservación. No podemos proteger una especie si no sabemos que existe", dice Carstens.

 

Referencia:

J. Parson et al. 2022. Analysis of biodiversity data suggests that mammal species are hidden in predictable places. PNAS. https://doi.org/10.1073/pnas.2103400119

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Con más de 11 años de experiencia en el ámbito periodístico, aprendo cada día un poco más acerca del apasionante mundo que es la ciencia. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo