El tiburón ballena, el pez más grande del mundo (Muy Animal)

El pez más grande es una especie de tiburón, pero a pesar de la imagen mental que nos evocan los escualos, es un animal inofensivo que incluso se ha empleado como reclamo para el ecoturismo.

 

El pez más grande del mundo es un tiburón. Y cuando se habla de grandes tiburones, la primera imagen que nuestra mente evoca es la del gran tiburón blanco (Carcharodon carcharias), tristemente famoso por la película de Spielberg, que también recibe el nombre de ‘jaquetón’. Se trata, sin duda, de un escualo descomunal, de entre 5 y 6 metros de longitud. Si bien hay registros de un jaquetón de más de 11 metros de longitud, atrapado en las costas canadienses, en la década de los 30 del pasado siglo XX, al parecer fue una confusión en la identificación de la especie, y pudo tratarse en realidad de un tiburón peregrino (Cetorhinus maximus), que es mucho más grande.

Y es que, efectivamente, el gran blanco está lejos de ser el pez más grande del mundo. Al menos cinco especies superan en tamaño al jaquetón: el tiburón de Groenlandia (Somniosus microcephlus) y el pez remo gigante (Regalecus glesne), que pueden superar los 7 metros; la manta gigante (Mobula birostris), que puede alcanzar los 8; el ya mencionado tiburón peregrino, que es el segundo pez más grande del mundo, y por supuesto, el tiburón ballena

Se han observado ejemplares de tiburón ballena (Rhincodon typhus) de hasta 17 metros de longitud. Son ovovivíparos, los huevos se abren en el interior del cuerpo de la madre, y pare crías vivas, que pueden ser más de 300 en cada puesta.

Tiburón ballena.
Tiburón ballena

¿De qué se alimenta?

Es una de las pocas especies de tiburones que se alimentan por filtración, de cualquier organismo de pequeño tamaño que flote delante de él. La mayor parte de su dieta se compone de plancton —organismos microscópicos que flotan en el agua—, algas y krill, un tipo de crustáceos diminutos, semejantes a pequeñas gambas, que suponen la base alimenticia de muchos animales marinos. No obstante, también puede alimentarse de otros crustáceos, pequeños calamares o peces de talla reducida, como sardinas, anchoas, caballas, e incluso juveniles de atunes y bonitos.

Para alimentarse, abre la boca y gira la cabeza de lado a lado, con parte de ella fuera del agua. Entonces abre y cierra la boca repetidamente, cada entre 2 y 10 segundos, sincronizado con la abertura y el cierre de sus branquias que generan una fuerte corriente. De este modo, todas las pequeñas criaturas que floten en las aguas cercanas son succionadas por el tiburón.

Tiburón ballena alimentándose
Tiburón ballena alimentándose

¿Es peligroso el tiburón ballena?

Los tiburones ballena son animales pacíficos que no suponen riesgo para el ser humano. De hecho, se perciben como amistosos. En algunas zonas se emplean como reclamo turístico, y se anima a los visitantes a bucear entre ellos.

No obstante, la interacción de los turistas con tiburones ballena puede tener serios impactos, no sobre las personas, sino sobre los escualos, que pueden modificar su comportamiento. Se ha observado que los tiburones ballena suelen interrumpir su alimentación cuando son visitados por buceadores, y después del contacto, tardan más en retomar la actividad y comen menos.

En ciertas regiones, como las islas Seychelles, hay programas que combinan las labores de conservación y monitorización de las poblaciones de tiburón ballena con su aprovechamiento en el ecoturismo, siguiendo firmes códigos de conducta para minimizar el impacto sobre su comportamiento. La formación previa de los turistas así como el estricto cumplimiento de las normas de conducta ayudan a la concienciación social en la preservación de esta especie tan emblemática como fascinante, y los beneficios económicos que se obtienen redundan tanto en investigación como en actuaciones que mejoren su estado de conservación.

Buceando junto a un tiburón ballena
Buceando junto a un tiburón ballena

¿Cuántos quedan en el mundo?

Aunque es una especie cuyos individuos son fáciles de identificar —el patrón de puntos de su lomo es único de cada individuo, como las huellas dactilares humanas—, no hay un dato exacto de cuántos ejemplares existen mediante la simple observación. Según el último informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), los estudios genéticos pueden dar valores aproximados, pero con una precisión muy reducida. Un análisis empleando el ADN mitocondrial arrojó una población estimada de 178 500 tiburones, pero con un rango de error de hasta un 33 %. Empleando microsatélites, el tamaño estimado fue de 103 572, pero el rango de error se disparó hasta casi un 74 %.

Lo que sí podemos saber es que, sea cual sea su número, las poblaciones de tiburón ballena están disminuyendo, los avistamientos son cada vez más raros y, cuando suceden, se observan cada vez menos individuos. Por ese motivo, Rhincodon typhus es una especie amenazada, considerada en peligro de extinción.

Referencias:

Colman, J. G. 1997. A review of the biology and ecology of the whale shark. Journal of Fish Biology, 51(6), 1219-1234. DOI: 10.1111/j.1095-8649.1997.tb01138.x

IUCN. 2016. Rhincodon typus (e. T19488A2365291) [Data set]. International Union for Conservation of Nature. DOI: 10.2305/IUCN.UK.2016-1.RLTS.T19488A2365291.en

Montero-Quintana, A. N. et al. 2020. Ecotourism impacts on the behaviour of whale sharks: an experimental approach. Oryx, 54(2), 270-275. DOI: 10.1017/S0030605318000017

Rowat, D. et al. 2007. Seychelles: A case study of community involvement in the development of whale shark ecotourism and its socio-economic impact.

Fisheries Research, 84(1), 109-113. DOI: 10.1016/j.fishres.2006.11.018

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo