Vídeo de la semana

El simio más raro del planeta podría estar a punto de extinguirse

El orangután de Tapanuli podría convertirse en el primer gran simio en extinguirse en los tiempos modernos.

orangután de tapanuli
Créditos: Wikipedia commons.

El orangután de Tapanuli (pongo tapanuliensis) una especie perteneciente a los grandes simios, podría estar a punto de extinguirse. Estos orangutanes habitan, sobre todo, en el norte de Sumatra (Indonesia) donde ocupan menos del 3% del hábitat que ocupaban a finales del siglo XIX. Además, según un estudio publicado en la revista PLOS One, quedan menos de 800 orangutanes Tapanuli en las montañas de Batang Toru, por lo que se encuentran en riesgo extremo de extinción.

De hecho, si el 1 % de la población adulta muere o acaba siendo capturada, el orangután de Tapanuli se convertirá en el primer gran simio en extinguirse en los tiempos modernos, tal como concluye Erik Meijaard, científico y fundador del grupo conservacionista Borneo.

Por otro lado, el estudio concluye que estos simios se desplazaron hacia las montañas de Batang Toru debido a los cazadores, pues querían destruir su hábitat anterior. Así, en la antigüedad estos orangutanes se movían por una variedad de entornos (sobre todo por zonas bajas) para buscar alimentos y ampliar sus posibilidades de supervivencia. Sin embargo, ahora se encuentran atrapados en zonas altas que no son las más idóneas para ellos.

Amenazados por una planta de energía hidroeléctrica

Además, según los científicos, este hábitat limitado podría verse amenazado por la construcción de una nueva planta de energía hidroeléctrica, que se ubicaría en el río Batang Toru (en el norte de Sumatra). Esta planta, de 122 hectáreas, impediría que varias poblaciones de orangutanes de Tapanuli se entremezclen entre sí, lo que podría conducir a la endogamia y limitar la diversidad genética de esta especie en peligro de extinción.

La empresa, por su parte, suspendió la construcción de la planta debido a la crisis sanitaria de la COVID-19. Además, el proyecto ha perdido fondos del Banco de China, por lo que su construcción podría paralizarse durante varios años. Sin embargo, Erik Meijaard (y el resto de los investigadores que han participado en el estudio) desean que el gobierno, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y el Programa de Conservación de Orangutanes de Sumatra utilicen esta pausa para iniciar una investigación y evaluar la posible amenaza de los orangutanes.  

También te puede interesar:

Continúa leyendo