El ornitorrinco proviene del círculo polar antártico y no de Australia

Una colección única de museo de ornitorrincos resurge después de 150 años con interesantes revelaciones.

 

Los monotremas son los únicos mamíferos que nacen de huevos y pertenecen a un antiguo orden de mamíferos representado por solo cinco especies vivas: el ornitorrinco y cuatro especies de equidna (u oso hormiguero espinoso). Todos ellos tienen otras cosas en común aparte de poner huevos: son endémicos de Australia y tienen algunas características esqueléticas primitivas. Es curioso porque la propuesta de que algunos mamíferos se reproducían poniendo huevos se consideraba descabellada en los círculos zoológicos de principios del siglo XIX.


“En el siglo XIX, muchos científicos conservadores no querían creer que pudiera existir un mamífero que pusiera huevos, porque esto respaldaría la teoría de la evolución, la idea de que un grupo de animales era capaz de cambiar a otro”, dijo Jack Ashby, subdirector del Museo de Zoología de la Universidad de Cambridge.

 


Poniendo orden en el árbol genealógico

Sin embargo, un nuevo repaso a la evolución de los monotremas apunta a que la ascendencia de los ornitorrincos y los equidnas se remonta a las regiones polares que experimentaron meses sin luz solar, según indican los fósiles.

Así, una nueva investigación dirigida por paleontólogos del Museo Australiano muestra que los monotremas son los últimos sobrevivientes de un conjunto diverso de especies fósiles que alguna vez vagaron por los continentes del sur. Para trazar la historia y la evolución de los monotremas, el profesor Kris Helgen y sus colegas del Museo Australiano examinaron todos los fósiles de monotremas importantes conocidos.

Estudiaron el monotrema Teinolophos trusleri más antiguo y más pequeño (apenas pesaría unos 40 gramos), clasificándolo en una nueva familia de mamíferos, así como el mamífero que pone huevos más grande que jamás haya existido: un gigantesco equidna extinto de Australia Occidental que ha sido nombrado como nuevo género, Murrayglossus. "Con un peso de 30 kg, aproximadamente del tamaño de un wombat, Murrayglossus hacketti habría sido muchas veces el tamaño de los equidnas australianos modernos", comentó Helgen. "Este monotrema masivo vagaba por el paisaje australiano en la época del Pleistoceno con megafauna como canguros gigantes, el león marsupial y Diprotodon".

El más pequeño y el más grande

El fósil de monotrema más antiguo, Teinolophos trusleri, fue encontrado en depósitos del Grupo Strzelecki de 120 millones de años; un momento de la historia en la que Australia estaba unida a la Antártida y los Strzeleckis estaban cerca del círculo antártico.

Creemos que los equidnas se originaron en una isla en lo que ahora se ha convertido en parte de Nueva Guinea, y que llegaron a Australia durante un período de intercambio de fauna alrededor del inicio de la Edad del Hielo", concluyen los investigadores.


“Aunque esta investigación se centra en el pasado de estos notables mamíferos, también queremos resaltar la necesidad urgente de protección de nuestros ornitorrincos y equidnas modernos, que están amenazados y en declive como resultado de la degradación del hábitat inducida por el hombre”, apuntan.

Referencia: Timothy F. Flannery et al. A review of monotreme (Monotremata) evolution. Alcheringa, Australasian Journal of Palaeontology. published online March 16, 2022; doi: 10.1080/03115518.2022.2025900

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo