El futuro de las empresas y la sostenibilidad

¿Qué es realmente una empresa sostenible y cuál es su impacto en el medio?

Cada vez somos más conscientes del daño que estamos haciendo con ciertas acciones en el medio ambiente. Debido a los cambios de hábitos en los consumidores, las empresas también están cambiando sus políticas. Las nuevas generaciones de consumidores están concienciadas sobre el impacto ambiental de cualquier producto que compran y de las fases de la cadena del suministro. Aparece el concepto de empresa sostenible, un término que está cambiando el mundo.

¿Qué es una empresa sostenible y cuál es su impacto en el medio?

Podemos definir a las empresas sostenibles como aquel tipo de entidad que lleva a cabo determinadas acciones para proteger su entorno. Por lo general, están enfocadas a minimizar su impacto en el medio y a revertir el deterioro de este. Se persigue mejorar el bienestar de la sociedad en general.

Cuando hablamos de sostenibilidad, se tiene en cuenta dos factores clave:

●        El efecto que causa la empresa en el medio ambiente.

●        El efecto que provoca la entidad en la sociedad.

El cuidado del medio por parte de una empresa estará unido a que sigan una política o filosofía sostenible.

Algunas empresas como Movistar Prosegur Alarmas ya están trabajando para ser más sostenibles. Su política de sostenibilidad se basa en el control de las emisiones, en el uso de energías que proceden de fuentes 100% renovables, en potenciar una economía circular y se comprometen en trazar planes de movilidad sostenible y en la creación de un portal del medio ambiente para idear acciones para la gestión de residuos.

¿Cuáles son los beneficios de una empresa sostenible?

Una empresa consigue interesantes beneficios por adoptar una política sostenible, como los siguientes:

1. Reducción de costes

Iniciar acciones como la implementación de procesos de reciclaje o de reducción de desechos es una forma de aprovechar mejor los recursos. También supone una reducción de los gastos a los que la compañía se tiene que enfrentar normalmente.

La mayoría de las empresas se decantan por la digitalización como un sistema para ahorrar papel, y así contribuir a reducir la tala indiscriminada de árboles que tantos estragos produce en el medio ambiente.

2. Refuerza la imagen de marca de la empresa

Teniendo en cuenta que cada vez somos más conscientes de nuestro impacto en el mundo, el consumidor aplaude la forma de actuar de las empresas ecológicas.

Ser una entidad sostenible da una buena imagen de cara al mercado. Si un cliente tiene que elegir entre una empresa que cuida el medioambiente y otra que no lo hace, elegirá la primera con toda probabilidad.

Es posible que adoptar protocolos para convertirse en una empresa sostenible suponga una importante inversión para la entidad, pero a medio o a largo plazo la terminará amortizando.

3. Amplía las oportunidades del negocio

Teniendo en cuenta la cantidad de consumidores sostenibles que hay en el mercado, y que se espera un gran incremento de los mismos, la empresa que decida ir por esa línea se encontrará con una importante fuente de clientes potenciales.

Las empresas deben estar pendientes de en todo momento de la realidad en la que viven y no pensar que el tema de la sostenibilidad es una moda o algo pasajero. Es la única realidad que puede cambiar el mundo, y ya lo está haciendo.

4. Convierte a la empresa en un importante activo para captar inversores

La empresa no solo atraerá a nuevos clientes, sino también a nuevos inversores. El inversor está en sintonía con lo que busca el cliente, por lo que preferiría a empresas sostenibles que piensan en el futuro. El futuro de las empresas está en la sostenibilidad. Aquellas que ya están empezando a trabajar en este factor estarán preparadas para lo que está por llegar.

Continúa leyendo