El enorme iceberg A68a ha vertido 152.000 millones de toneladas de agua dulce al océano

Un estudio ha revelado este dato de cuando el iceberg pasó por Georgia del Sur el año pasado.

Cuando su cuerpo principal se desprendió de la Antártida, que llegó a ser tres veces el tamaño de Londres o más del doble del tamaño de Luxemburgo y alcanzó aguas poco profundas en la isla subantártica de Georgia del Sur, vertió 5,3 kilómetros cúbicos de agua dulce al agua salada del océano, según muestran los análisis de los satélites de la Agencia Espacial Europea acerca del derretimiento de este colosal iceberg.


El viaje del iceberg A68a comenzó en julio de 2017 cuando se desprendió de la plataforma de hielo Larsen-C. Su viaje, a medida que avanzaba hacia el norte desde la Península Antártica, se cartografió utilizando cinco satélites diferentes: Sentinel-1, Sentinel-3, MODIS, CryoSat-2 e ICESat-2. Con ellos, los investigadores del Centro de Observación y Modelado Polar (CPOM) y del British Antarctic Survey (BAS) el cambio de área del iceberg mientras se derretía y la modificación de su espesor, lo que llevó a determinar el área, el grosor y el cambio de volumen del iceberg y calcular cuándo había perdido de su estructura, en qué lugar se había derretido y el impacto probable de ese derretimiento.


"Las mediciones frecuentes nos permitieron seguir cada movimiento y ruptura del témpano mientras avanzaba lentamente hacia el norte a través del callejón del iceberg y hacia el Mar de Escocia, donde luego ganó velocidad y se acercó muy de cerca a la isla de Georgia del Sur", explica Laura Gerrish, especialista en GIS y mapeo en BAS y coautora del estudio que publica la revista Remote Sensing of Environment.

 


Un derrame masivo

¿Qué efecto puede tener tal cantidad de agua dulce depositada en las aguas saladas del océano? Según los científicos, podría tener un efecto profundo en las especies marinas de Georgia del Sur, un santuario de vida silvestre en el océano austral. Las marcas de socavación de la losa helada pueden destruir la fauna, y el propio iceberg puede bloquear las corrientes oceánicas y las rutas de alimentación de los depredadores.

Cuando se desprendió por primera vez de la gran losa de hielo, era el iceberg más grande de la Tierra y el sexto más grande jamás registrado.

 

 

Referencia: A. Braakmann-Folgmann, A. Shepherd, L. Gerrish, J. Izzard, A. Ridout,

Observing the disintegration of the A68A iceberg from space,

Remote Sensing of Environment,

Volume 270, 2022, 112855, ISSN 0034-4257,

https://doi.org/10.1016/j.rse.2021.112855.

(https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0034425721005757)

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo