El efecto del cambio climático sobre las aves es peor de lo que se creía

Los estudios sobre el impacto del cambio climático en la fauna suelen ignorar los efectos en la reproducción, que puede ser determinante.

Si algo sabemos muy bien sobre el cambio climático causado por la actividad humana —y lo estamos experimentando de forma cada vez más acentuada—, es que los fenómenos extremos infrecuentes son cada vez más extremos, y más frecuentes. La mayor afluencia de estos fenómenos, calificables como desastres naturales, como las sequías, las tormentas, las olas de calor, los huracanes, los incendios forestales o las gotas frías, tiene unos impactos evidentes y, de momento, casi ineludibles sobre las poblaciones humanas y sobre los ecosistemas.

Entre otros efectos, esto cambiará la estructura de los hábitats, y generará un desplazamiento de los ecosistemas desde donde se encuentran actualmente, hacia zonas más apropiadas para ellos, siempre que puedan hacerlo.

Aves cambio climático

Los efectos ignorados en la reproducción

Los eventos extremos relacionados con el cambio climático afectan a las poblaciones de seres vivos —y a las aves, específicamente— de dos formas. Por un lado, impactan sobre los individuos adultos y su aptitud para desenvolverse y sobrevivir al evento extremo. Y por otro, afectan el desarrollo de las cohortes de individuos juveniles, nacidos antes o durante el evento extremo.

Hasta ahora, la mayoría de los estudios se habían enfocado en el primer caso. Las aves, en general, tienen una gran capacidad de movimiento. Pueden migrar de un lugar a otro si el ambiente no les es favorable o si su ecosistema se desplaza.

Sin embargo, el segundo efecto, que tiene que ver directamente con la reproducción y el mantenimiento de las colonias a largo plazo, había sido profundamente ignorado, y en consecuencia, se han infravalorado los efectos del cambio climático sobre las aves.

Las aves y el cambio climático

¿Impactos positivos o negativos?

Existen dos hipótesis principales sobre la respuesta a largo plazo de eventos perturbadores durante el desarrollo temprano. Una primera hipótesis establece una respuesta adaptativa predictiva, según la cual las condiciones desfavorables confieren ventajas fenotípicas que beneficiarán a sus portadores en la etapa adulta, si las dificultades continúan o cuando el individuo vuelva a estar inmerso en las mismas condiciones perturbadoras.

La hipótesis alternativa, denominada de restricción del desarrollo o ‘hipótesis de la bandeja de plata’, postula que las condiciones adversas durante el desarrollo temprano limitan la calidad fenotípica del individuo, socavando la aptitud futura, de modo que los fenotipos surgidos en entornos favorables son siempre más aptos, independientemente del nivel de perturbación experimentado durante la vida.

Las predicciones de estas dos hipótesis son diametralmente contrarias y su posible resultado, determinante. ¿Benefician o perjudican a la supervivencia este tipo de eventos extremos, cada vez más frecuentes?

Efectos del cambio climático en las aves

Los efectos del cambio climático en la reproducción de aves

Un estudio llevado a cabo por un amplio equipo de investigación, liderado por el doctor Fabrizio Sergio, de la Estación Biológica de Doñana (CSIC), publicado recientemente en la revista Nature Communications trata de resolver esta incógnita.

Tal y como se desprende de sus resultados, los individuos que nacen en entornos de baja calidad, estresantes o con escasez de alimentos, muestran menor supervivencia y menor éxito reproductivo durante su adultez. Este fenómeno no solo se aplica a aves, también se ha observado en reptiles, en peces y en mamíferos, incluido el ser humano.

Los mecanismos que subyacen a estos impactos son muy complejos y pueden prolongarse durante décadas. A largo plazo, estos eventos climáticos extremos agravan radicalmente el descenso de las poblaciones y aceleran el proceso de extinción.

Estos resultados muestran que el cambio climático antropogénico está erosionando las poblaciones de aves de un modo mucho más grave de lo que se pensaba. Además, otras formas de perturbación antropogénica, como la contaminación atmosférica o la fragmentación del hábitat, pueden actuar de igual manera e incluso entrar en sinergia con los efectos del cambio climático.

Los autores destacan que, en los estudios futuros sobre impactos en las especies, es esencial no solo tener en cuenta los efectos sobre las poblaciones adultas, sino también los daños sufridos en las poblaciones juveniles o neonatas y el efecto potencial a largo plazo como consecuencia de ellos.

Referencias:

Sergio, F. et al. 2022. Hardship at birth alters the impact of climate change on a long-lived predator. Nature Communications, 13(1), 5517. DOI: 10.1038/s41467-022-33011-7

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo