El asteroide que provocó la extinción de los dinosaurios originó 700 días de oscuridad en la Tierra

Según los investigadores, el asteroide que acabó con los dinosaurios y con el 75% de toda la vida en la Tierra, hace 66 millones de años, también habría causado cerca de dos años de oscuridad.

El asteroide que provocó la extinción de los dinosaurios originó 700 días de oscuridad en la Tierra
Foto: Istock

Tal y como defienden los científicos, de todos los lugares de la Tierra donde un asteroide podría haberse estrellado, la península de Yucatán fue, posiblemente, el peor. Esto fue lo que indicó un estudio publicado en 2017, cuyos investigadores analizaron el asteroide que colisionó hace 66 millones de años, y que provocó que los dinosaurios desaparecieran de forma repentina, acabando con la mayor parte de ellos, y con el 75% de toda la vida en la tierra.

De acuerdo a ese estudio, publicado en Nature, la colisión del asteroide en ese lugar estaría en el origen de este fenómeno de extinción masiva, que liberó hollín a la atmósfera, lo que provocó a su vez un enfriamiento climático extremo. Concretamente, la temperatura de la Tierra habría estado entre -10 ºC y -8 ºC tras el impacto, con una caída que, según los autores, oscilaría entre -8 ºC y -1 ºC en los suelos.

Como en su momento mencionó a la revista Scientific Reports el equipo responsable del estudio, únicamente el 13% de la superficie terrestre se encontraba formada por rocas capaces de liberar tal cantidad de hollín, lo que motivaría que los dinosaurios no aviares bien podrían no haberse extinguido si el asteroide hubiera aterrizado en cualquier otra región del mundo.

Ahora, un nuevo estudio llevado a cabo por la Academia de Ciencias de California, en Estados Unidos, ha revelado que el asteroide que acabó con los dinosaurios también causó casi 2 años de sombría oscuridad en la Tierra.

Los resultados de esta investigación se dieron a conocer hace unos días en la reunión anual de la American Geophysial Union (AGU), que tuvo lugar en New Brunswick, Orleans.

¿El culpable? El hollín de los incendios

En el anterior estudio los científicos advertían que el hollín producido por la colisión del asteroide originó cambios en el clima, causando un enfriamiento climático extremo. Pero el hollín que resultó de los incendios forestales que siguieron al impacto del asteroide también acabó llenando completamente el cielo, bloqueando el sol y, finalmente, contribuyendo de manera directa a la ola de extinciones que siguió.

De ahí que los científicos sugieren que el cataclismo no solo extinguió de forma instantánea muchas formas diferentes de vida, sino que, además, el impacto provocó cambios ambientales que también llevaron a extinciones masivas con el paso del tiempo.

700 días de oscuridad total

Extinción de los dinosaurios
Foto: Istock

Las diferentes nubes de cenizas y partículas que se esparcieron por la atmósfera y por el planeta habría envuelto partes de la Tierra en una oscuridad absoluta, la cual habría durado cerca de dos años.

Durante estos dos años, la imposibilidad de realizar la fotosíntesis habría provocado el colapso del ecosistema. Pero, ¿cómo llegaron los científicos a esta conclusión?

Los astrónomos examinaron distintos fósiles de la formación geológica Hell Creek, los cuales datan de la época del asteroide. Simularon la oscuridad global, y observaron cómo se vería afectada la humanidad con escenarios que van desde 100 a 800 días de oscuridad total.

Suponiendo que el 75% de las especies se extinguieron tras la colisión del asteroide, el equipo de investigadores concluyó que se necesitaron 700 días de oscuridad para lograr tal nivel de extinción.

Es más, señalan la posibilidad de que, a pesar de la desaparición de la oscuridad y del regreso en sí de la luz solar, el declive del ecosistema persistió durante décadas. Concretamente, indican que habría sido necesario no menos de 40 años para que el ecosistema volviera, finalmente, a la normalidad.

Un aceite explosivo

Según los autores del estudio publicado en 2017, el impacto habría quemado una cantidad de rocas sedimentarias, ricas en petróleo, suficiente para liberar cerca de 1.700 millones de toneladas de partículas finas de carbón negro a la atmósfera.

Aún cuando la lluvia limpiara rápidamente los cielos de la mayor parte del hollín, alrededor de 385 millones de toneladas habrían continuado circulando en la atmósfera superior, bloqueando la luz solar.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo